MIÉRCOLES, 29 de mayo 2024

MIÉ, 29/5/2024

EMPRESAS

Consejos veterinarios para que un gato se adapte a una nueva dieta renal

Salvador Cervantes aporta consejos para aclimatar a un gato a una nueva dieta para mejorar el manejo de la enfermedad renal crónica en el podcast Virbac Contigo

La nueva entrega de Virbac Contigo está protagonizada por Salvador Cervantes (Jorge Jiménez/Animal's Health).
La nueva entrega de Virbac Contigo está protagonizada por Salvador Cervantes (Jorge Jiménez/Animal's Health).

Consejos veterinarios para que un gato se adapte a una nueva dieta renal

Salvador Cervantes aporta consejos para aclimatar a un gato a una nueva dieta para mejorar el manejo de la enfermedad renal crónica en el podcast Virbac Contigo

Francisco Ramón López - 26-04-2024 - 09:26 H - min.

El podcast ‘Virbac Contigo’, dedicado a la formación de los veterinarios, ha publicado otra entrega que supone otro episodio para continuar con su labor de proporcionar información a los veterinarios sobre distintos ámbitos de la salud animal.

En este podcast Salvador Cervantes, director médico de la Clínica Felina Barcelona, aporta consejos prácticos para hablar con los propietarios sobre la nutrición en gatos de dos enfermedades, la enfermedad renal crónica y la osteoartritis.

Uno de los mayores retos, es acostumbrar a un gato a comer una dieta renal, que llevan menos carne y puede que le guste menos. “Es verdad que las que los fabricantes han puesto mucho énfasis en esto y es mucho más fácil que hace 20 años o 25 cuando yo empecé”, afirma.

En este sentido, lo que hay que explicarle al propietario en un primer momento es que el manejo nutricional de la enfermedad renal es una “maratón”. “Un gato, lo normal, es que vaya a desconfiar de ese nuevo alimento y que necesite un tiempo de adaptación”, apunta, pudiendo ser de semanas hasta meses.

Asimismo, señala que, aunque con una dieta renal puede vivir tres o incluso hasta seis veces más, en el mejor de los casos, pero, si no va a comer, es mejor que como una dieta normal. Además, hay que ofrecer al cliente todas las opciones, desde el alimento seco hasta el húmedo. En este sentido, las dietas Veterinary HPM Kidney and Joint de Virbac cuenta con una gran gama para que todos los gatos de alguna manera puedan estar cubiertos con esta alimentación.

Además, de la paciencia, Cervantes aconseja acompañar la dieta con alguna grasa que pueda gustarle al animal, pues con las dietas renales lo que realmente tiene que estar controlado es la proteína y la grasa no es tan preocupante. Así, se puede aderezar la comida con aceite o mantequilla.

Además, para ir adaptando al gato, aconseja, poner dos boles, uno con su comida normal y otro con la nueva dieta renal. “Que simplemente que lo meta dentro de su vida como un olor nuevo y ese olor lo vaya metiendo en su cabeza como algo que a lo mejor está ahí y que puede ser para él”, apunta.

Luego, pasados unos días, se puede ir mezclando con su propio bol, variando las proporciones poco a poco hasta que, a lo mejor, en 2 o 3 meses más tarde, el gato ya está comiendo sólo alimento renal.

Asimismo, a lo largo del podcast, el veterinario habla de las dietas secas y húmedas. Sobre el pienso seco recuerda que los gatos mastican poco. “Así que, a día de hoy, lo que os diría ya no solo a los renales, a los renales y a todos los gatos, habría que intentar hacer una dieta mixta en la que al menos el 40-60% de las calorías vengan aportadas con una dieta blanda, una dieta húmeda, una dieta de lata contra un 40-50% que debería venir de calorías que vienen de un pienso seco”, señala.

OSTEOARTRITIS FELINA Y GATOS GERIÁTRICOS

En cuanto al tema de la osteoartritis, señala que los gatos son animales que esconden muy bien sus síntomas. “No hay ninguna pirámide alimentaria, no hay ningún ecosistema en el que el gato sea el cazador alfa, el que está más arriba de la cadena alimentaria. Con lo cual, a la que demuestra una debilidad siempre puede haber un perro, un lobo, un lince, un humano, una rapaz que le puede hacer daño si lo ve débil”, apunta.

Así que la artrosis, como enfermedad dolorosa que es, pasa desapercibida muy fácilmente. “Entonces, hay que intentar educar a los tutores, como hay que intentar educar a los veterinarios que no han sido formados para tratar a gatos, en que lo que tienen que preguntar no es por si ven el gato cojo, o si creen que el gato tiene dolor”, señala.

Lo que propone es formar a veterinarios y a tutores de que los gatos cambian su comportamiento, y ese comportamiento es el que tiene que dar una pista de un problema doloroso

Por otro lado, apunta que los gatos van a pasarse casi la mitad de su vida en lo que para nosotros sería la edad geriátrica, y se les van sumando comorbilidades. “Si los gatos tienen una buena genética, pueden vivir 8 años desde los 10 a los 18 y se les suman un montón de patologías”, añade.

Pero, como se comentaba, son difíciles de detectar. “A veces no nos damos cuenta de que este gato ya sufre del riñón o ya sufre de artrosis. ¿Cómo va además a sufrir de hipertiroidismo? ¿Cómo va a sufrir además de un linfoma de bajo grado?”, se pregunta

La respuesta es que esto ocurre en porcentajes muy altos en edades avanzadas. “Entonces un buen veterinario de gatos tiene que saber mucho de geriatría, porque la mitad de los gatos que le van a ir a la clínica van a ser gerontes, con lo cual necesita saber de estas patologías y de las comorbilidades”, insiste.

Por último, el veterinario aconseja que se observe al paciente felino de manera holística, “no solo desde el punto de vista de este gato tiene una patología y ya está”.

ACCEDE AL PODCAST EN SPOTIFY

ACCEDE AL PODCAST EN GOOGLE

ACCEDE AL PODCAST EN AMAZON

ACCEDE AL PODCAST EN iVOOX

VOLVER ARRIBA