MARTES, 27 de octubre 2020, actualizado a las 2:25

MAR, 27/10/2020 | 2:25

EMPRESAS

¿Cómo detectar la falsificación en medicamentos veterinarios?

Desde la Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales explican cómo detectar fármacos veterinarios falsificados y qué hacer con ellos una vez descubierto su origen ilegal

Dan las claves para identificar medicamentos veterinarios falsificados.
Dan las claves para identificar medicamentos veterinarios falsificados.

¿Cómo detectar la falsificación en medicamentos veterinarios?

Desde la Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales explican cómo detectar fármacos veterinarios falsificados y qué hacer con ellos una vez descubierto su origen ilegal

Redacción - 12-05-2020 - 11:00 H

Los productos veterinarios de calidad inferior, falsificados, no registrados o sin licencia constituyen, según apuntan en un comunicado desde la Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales (WSAVA), una amenaza para la salud y el bienestar de animales y humanos.

Y es que, según explican, estos productos pueden contener concentraciones desconocidas de medicamentos etiquetados (que pueden no contener sustancia activa o, por el contrario, presentar demasiada sustancia activa) y contaminantes potenciales que pueden ser inseguros (por ejemplo, metales pesados y sustancias farmacológicas no etiquetadas).

Además, destacan que tras administrarse estos productos podrían observarse efectos adversos graves, incluida la ausencia de control de la enfermedad, empeoramiento de la enfermedad, reacciones adversas o incluso la muerte.

Asimismo, advierten desde la WSAVA, que cuando se utilizan antibióticos de calidad inferior o falsificados, los riesgos de resistencia a los antimicrobianos pueden aumentar, al igual que los riesgos de fracaso del tratamiento y de diseminación de la enfermedad. Por ello, desde la asociación explican que, al investigar el fracaso del tratamiento, se debe considerar la posibilidad de que los medicamentos utilizados tengan una baja calidad o sean falsos y, por lo tanto, deben ser investigados.

“Para identificar de manera efectiva productos veterinarios deficientes o falsificados, los veterinarios deben ser conscientes de qué productos es más probable que sean objeto de falsificación. Esto puede incluir productos que tienen una mayor demanda debido a la popularidad o emergencias de salud, aquellos que tienen altos volúmenes de ventas, los fármacos que se anuncian a muy bajo precio, medicamentos que se han falsificado o desviado previamente, productos que han estado o están sujetos actualmente a escasez, o aquellos que están sujetos a una alerta o retirada”, subrayan desde la WSAVA.

Por otro lado, desde la asociación, indican que los veterinarios también deben saber dónde se compra el producto y estar alerta ante cualquier actividad sospechosa. “Si bien los veterinarios deben estar atentos a todos los productos, deben mostrarse 'hipervigilantes sobre medicamentos comprados a un nuevo socio comercial, una fuente desconocida o con ofertas de venta de medicamentos veterinarios a través de internet (especialmente aquellos que ofrecen precios más bajos o acceso fácil a productos en escasez)", remarcan.

SEÑALES PARA DETECTAR MEDICAMENTOS VETERINARIOS FALSOS

Por otro lado, desde la WSAVA explican que hay ciertas señales de advertencia que los veterinarios deben observar cuando sospechan de productos veterinarios falsificados.

Así, recomiendan examinar los paquetes en los que se reciben los medicamentos y buscar determinadas anormalidades como embalajes sospechosos, utilización excesiva de adhesivo en el embalaje, 'instrucciones de uso' en un idioma concreto y/o falta de información sobre el número de lote o fecha de caducidad de los medicamentos.

También, desde la WSAVA animan a los veterinarios a que inspeccionen las etiquetas de los medicamentos en busca de información alterada, palabras mal escritas o, por ejemplo, que el nombre del producto sea diferente al normal.

Por último, la asociación explica que, si un veterinario cree que ha identificado un producto falso, este debe contactar con la compañía en cuestión y reportar las sospechas. Asimismo, apuntan que se debe contactar con las autoridades reguladoras correspondientes.

Y, en los casos en los que el veterinario crea que ha podido utilizar un medicamento falsificado en un animal, debe tomar las medidas apropiadas para garantizar la salud de ese animal en concreto. Asimismo, si el veterinario sospecha de que un propietario está administrando un medicamento falsificado a su animal de compañía, debe advertirle de los riesgos y de la ilegalidad de sus actos.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.