SÁBADO, 23 de febrero 2019, actualizado a las 12:47

SÁB, 23/2/2019 | 12:47

EMPRESAS

Cárcel para tres implicados en el escándalo de carne de caballo

Tres directivos de empresas envueltas en el escándalo de carne de caballo que sacudió Europa, se enfrentan a penas de prisión en Holanda

GALERIA
Van Hattem Vlees, empresa cuyo gerente ha sido condenado a 3 años de cárcel.

Cárcel para tres implicados en el escándalo de carne de caballo

Tres directivos de empresas envueltas en el escándalo de carne de caballo que sacudió Europa, se enfrentan a penas de prisión en Holanda

Jorge Jiménez Rodríguez - 02-02-2019 - 11:52 H

El gerente de la planta de procesamiento cárnico Van Hattem Vlees y los propietarios de las empresas Meatmaster (intermediaria) y Grolleman Vrieshuis Exploitatie Maatschappij (almacenaje refrigerado de productos cárnicos), se enfrentan a condenas de prisión en Holanda, tras verse envueltos en el escándalo de carne de caballo.

En el año 2013, salió a la luz cómo algunas empresas cárnicas adulteraban, ilegalmente, con carne equina, productos de carne de vacuno en toda Europa. De esta manera obtenían más beneficio, puesto que la carne de caballo les resultaba más económica que la de vaca.

Ante el descubrimiento de este fraude saltaron todas las alarmas sanitarias porque, tal y como informa la Unidad de Servicios de Inteligencia e Investigación (NVWA-IOD) de la Autoridad Holandesa de Alimentos y Productos de Consumo, se dejaron de rastrear alrededor de 400.000 kilos de carne a causa de la irregularidad. Este hecho supuso un potencial riesgo para la salud pública y “socavó gravemente la confianza de los consumidores”, según señalan desde la NVWA-IOD.

Por su parte, el Servicio de la Fiscalía Pública de Holanda (OM) impuso multas de hasta 150.000 euros contra tres compañías y sus ejecutivos por “fraude cárnico”. En este sentido, la OM ha establecido una multa de 150.000 euros contra Van Hattem Vlees (actualmente en bancarrota) y una sentencia de prisión de 3 años contra el gerente de la compañía.

Por otro lado, las empresas anteriormente mencionadas, Meatmaster y Grolleman Vrieshuis Exploitatie Maatschappij han sido multadas con 75.000 euros. Además, los propietarios de estas compañías se enfrentan a una sentencia de prisión de 18 meses.

INICIO DE LA INVESTIGACIÓN

La investigación de la NVWA-IOD comenzó después de que en Inglaterra e Irlanda tuvieran lugar quejas que indicaban que la carne no era solo de vaca, tal y como se señalaba en el etiquetado. De esta manera, en enero de 2013, se confirmó la presencia de carne de caballo en productos cárnicos de la empresa Van Hattem Vlees, con sede en los Países Bajos.

Además, las autoridades encontraron “insuficientes” los registros de trazabilidad de la compañía cárnica, con lo que no fue posible rastrear el origen y el destino de la carne, no pudiendo asegurar que ésta fuese apta para su consumo.

Por su parte, los funcionarios del OM destacaron que las compañías Meatmaster y Grolleman Vrieshuis “facilitaron” el fraude y la falsificación de documentos al no intervenir y no certificar que el producto era correcto.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.