MIÉRCOLES, 28 de octubre 2020, actualizado a las 10:09

MIÉ, 28/10/2020 | 10:09

EMPRESAS

Avances en cirugía oncológica para mejorar el postoperatorio de mascotas

El tratamiento del cáncer en mascotas es cada vez más común, y técnicas avanzadas, como la cirugía de mínima invasión, se aplican para mejorar la recuperación de animales, que aún tienen por delante un tratamiento quimioterápico

Desde la década de los 2000 ha crecido el interés de los veterinarios en técnicas de cirugía de mínima invasión.
Desde la década de los 2000 ha crecido el interés de los veterinarios en técnicas de cirugía de mínima invasión.

Avances en cirugía oncológica para mejorar el postoperatorio de mascotas

El tratamiento del cáncer en mascotas es cada vez más común, y técnicas avanzadas, como la cirugía de mínima invasión, se aplican para mejorar la recuperación de animales, que aún tienen por delante un tratamiento quimioterápico

Redacción - 26-05-2020 - 20:15 H

La oncología veterinaria es un campo en rápido desarrollo, debido, entre otros factores, a un aumento de la esperanza de vida de las mascotas unido a una mayor disposición de los titulares de los pacientes a sufragar un tratamiento.

Una revisión de la investigación en cáncer en perros y gatos en los últimos 60 años señala que el 27% de todas las muertes de perros de pura raza en el Reino Unido es fruto de un problema oncológico. Asimismo, el 23% de todos los perros y el 45% de los mayores de 10 años muere a causa de esta enfermedad.

Los tratamientos prescritos para hacer frente al cáncer son principalmente la quimioterapia, la cirugía y la radioterapia, y varían según el tipo de tumor al que haya que enfrentarse. En el caso de la cirugía, una intervención exitosa puede significar una recuperación prácticamente total del animal.

Las últimas tendencias en este campo se centran en apostar por reducir la agresividad de las intervenciones, para favorecer y facilitar la recuperación de los pacientes, la conocida como cirugía de mínima invasión (MIS). Y es que no hay que olvidar  que muchos pacientes aún tienen por delante un largo tratamiento de quimioterapia o radioterapia tras la operación.

Dos cirujanos veterinarios del Departamento de Ciencias Quirúrgicas y Radiológicas de la Universidad de California Davis, publicaron recientemente en la revista ‘Veterinary Sciences’ un artículo que repasaba la idoneidad del MIS en el tratamiento y diagnóstico del cáncer, repasando la literatura científica.

Los autores señalan que, a pesar de que en medicina humana es común la cirugía mínimamente invasiva —sobre todo la laparoscopia y toracoscopia— desde hace décadas, la aceptación en la medicina veterinaria como tratamiento estándar ha sido más lenta.

Las razones las consideran multifactoriales, y pueden estar asociadas tanto al costo del equipamiento como al tamaño de los pacientes y la curva de aprendizaje de estas nuevas habilidades quirúrgicas.

No obstante, reconocen que desde la década de los 2000 ha habido una amplia aceptación e interés entre los cirujanos veterinarios, y se ha visto un crecimiento exponencial en el campo para el manejo de tumores tanto benignos como neoplásicos.

ABARATAMIENTO DE LA TECNOLOGÍA Y EQUIPAMIENTO VETERINARIO

En España, el director del Centro de Cirugía de Mínima Invasión Jesús Usón (CCMIJU), Francisco Miguel Sánchez Margallo, coincide con esta tendencia al alza, y apunta que desde que el desarrollo tecnológico ha permitido el abaratamiento del equipamiento es más común ver centros que ofrecen este servicio al poder acceder a esta tecnología.

Compañías centradas en equipamiento veterinario, como la española Quiruvet, ya traen a los centros veterinarios de España, los últimos avances tecnológicos en endoscopia veterinaria, destinados tanto para su uso en diagnóstico como para en cirugías de mínima invasión.

En este sentido, la mínima invasión, explican los investigadores, es especialmente adecuada para pacientes oncológicos debido a la disminución del dolor, el retorno más rápido a una vida funcional y la disminución de la inflamación después de la cirugía.

Los autores, además, recogen la literatura científica a la hora de elegir los casos más adecuados, teniendo en cuenta el tamaño del animal, la raza o las afecciones previas para aplicar la mínima invasión, así como el instrumental más adecuado. En este sentido, señalan que los datos corroboran la seguridad de este tipo de cirugía.

En cuanto a otros asuntos, como el tener en cuenta el tamaño del tumor a la hora de decidirse por la mínima invasión, indican que, a medida que aumenta la habilidad del cirujano y la sofisticación de los instrumentos quirúrgicos, los tumores más grandes en pacientes más pequeños pueden ser también extirpados de manera segura con esta técnica.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.