SÁBADO, 2 de julio 2022, actualizado a las 22:37

SÁB, 2/7/2022 | 22:37

EMPRESAS

Tratan con éxito a un perro en España con hiperestrogenismo por tumores testiculares

En los perros machos enteros, los tumores testiculares constituyen el segundo lugar más frecuente de localización, seguido de los cutáneos

El animal ha sido tratado en AniCura Asturpet Hospital Veterinario.
El animal ha sido tratado en AniCura Asturpet Hospital Veterinario.

Tratan con éxito a un perro en España con hiperestrogenismo por tumores testiculares

En los perros machos enteros, los tumores testiculares constituyen el segundo lugar más frecuente de localización, seguido de los cutáneos

Redacción - 03-06-2022 - 10:19 H - min.

Los estrógenos son hormonas que están presentes tanto en machos como en hembras y se producen en los folículos ováricos, en la corteza adrenal, las células intersticiales y las células de Sertoli de los testículos.

Aparte de ser responsables del desarrollo sexual de las hembras, los estrógenos cumplen otras funciones en muchos procesos fundamentales del organismo, como modular el metabolismo de grasa y colesterol, entre otras.

Sin embargo, el exceso de estrógenos puede producir un engrosamiento de la epidermis, hiperpigmentación cutánea por aumento de producción de melanina y aumento en el tamaño de las glándulas sebáceas y de su producción (de ahí que en algunos casos se pueda observar una seborrea secundaria). Estas también influyen en el ciclo del pelo, suprimiendo el inicio de la fase anágena y produciendo una alopecia bilateral.

AniCura Asturpet Hospital Veterinario recibió el caso de un macho entero, cruce de perro de aguas español de 15 años de edad, cuyos cuidadores acudieron a consulta porque desde hacía dos meses su pelo tenía peor aspecto y lo estaba perdiendo de manera excesiva.

“Tras el examen físico preliminar, se detectó que el testículo derecho era de mayor tamaño que el izquierdo y su consistencia era dura, mientras que el testículo izquierdo parecía estar atrofiado y su consistencia era más blanda”, comenta Rosa Lázaro, responsable del Servicio de Dermatología en AniCura Asturpet Hospital Veterinario.

“Además, se detectó una alopecia difusa en los flancos y el cuello y alopecia parcial en la cola (o “cola de rata"), hiperpigmentación de la piel en las zonas alopécicas y en el abdomen y una consistencia folicular muy débil. Todo esto hizo sospechar de una dermopatía de origen endocrino”.

Paciente antes del tratamiento

LOS TUMORES TESTICULARES SON LA CAUSA MÁS COMÚN DE HIPERESTROGENISMO EN PERROS

En los machos, la causa más frecuente de estas dermatosis son los tumores testiculares, sobre todo el tumor de células de Sertoli (19-25% de los casos). Debido a un fallo en la aromatización de la testosterona, se produce una secreción continua de estrógenos por encima de los valores fisiológicos, provocando hiperestrogenismo.

Después del resultado de todas las pruebas (hemograma y bioquímica sanguínea completa, estudio hormonal, ecografía abdominal y un examen tricoscópico del pelo), la historia y la exploración física se planteó como diagnóstico más probable hiperestrogenismo por aumento de hormonas sexuales debido a un tumor testicular.

El tratamiento para esta patología es la castración, tras la que se procedió a realizar un estudio histopatológico de los testículos. El análisis de estos determinó la presencia de un tumor de células de Sertoli en el derecho y un inicio de seminoma y atrofia testicular en el izquierdo.

“No hemos observado células tumorales ni en la túnica albugínea, cordón espermático o el epidídimo. Tampoco se han observado células tumorales en el interior de los vasos, lo que disminuye las posibilidades de desarrollar metástasis, por lo que el pronóstico es bueno”, comenta Lázaro sobre los resultados del estudio histopatológico.

Asimismo, señala que dos meses después, se realizó una revisión rutinaria donde se pudo observar que empezaba a crecer el pelo en todas las áreas afectadas, con un aspecto más fuerte y brillante, y los cuidadores notificaron mayor actividad y un mejor comportamiento con otros machos. “A los siete meses del tratamiento, ya no se observaban zonas alopécicas ni otras complicaciones, por lo que la respuesta al tratamiento fue favorable”, concluye.

Paciente después del tratamiento

VOLVER ARRIBA