MARTES, 30 de noviembre 2021, actualizado a las 17:00

MAR, 30/11/2021 | 17:00

EMPRESAS

ActivBiome+: Las fibras prebióticas de Hill’s para trastornos gastrointestinales en mascotas

La compañía de alimentación animal Hill’s incluye su teconología de fibras prebióticas en todas sus dietas de prescripción formuladas para el manejo de trastornos gastrointestinales, tanto para perros como para gatos

Diferentes estudios han demostrado los beneficios de la tecnología ActivBiome+ de Hill's.
Diferentes estudios han demostrado los beneficios de la tecnología ActivBiome+ de Hill's.

ActivBiome+: Las fibras prebióticas de Hill’s para trastornos gastrointestinales en mascotas

La compañía de alimentación animal Hill’s incluye su teconología de fibras prebióticas en todas sus dietas de prescripción formuladas para el manejo de trastornos gastrointestinales, tanto para perros como para gatos

Redacción - 27-10-2021 - 17:03 H

Hill’s Pet Nutrition cuenta con una revolucionaria tecnología, ActivBiome+, una combinación patentada de fibras prebióticas, que ha decidido incluir en todos sus alimentos formulados para el manejo de trastornos gastrointestinales, tanto para perros como para gatos.

Esto significa que tanto sus gamas de prescripción de alimentos para problemas gastrointestinales altamentes digestibles (i/d, i/d Low Fat, i/d Sensitiva e i/d Stress Mini), como su gama de alimentos hidrolizados para el manejo de problemas digestivos derivados de reacciones adversas al alimento (z/d y z/d Mini) incluyen estas fibras para mejorar la salud intestinal y el microbioma.

La compañía afirma que ha dedicado la última década al estudio del microbioma intestinal, y destacan que varios estudios realizados en el Hill's Pet Nutrition Center demuestran el efecto positivo en las poblaciones de bacterias intestinales de sus fibras prebióticas, tanto en animales sanos como en animales con gastroenteritis y enteritis.

Desde Hill’s, defienden que para manejar cualquier trastorno gastrointestinal en mascotas es muy importante prestar atención a su dieta. Por ejemplo, indican que los pacientes que sufren de este problema necesitan una serie de alimentos que cuenten con las características adecuadas, como una elevada digestibilidad, una densidad energética y niveles de grasa adecuados, y un nivel elevado de electrolitos y vitaminas y antioxidantes para combatir los efectos de las diarreas y vómitos o la inflamación.

En este tipo de situaciones, señalan, es importante prestar atención a muchos de estos factores, pero también recuerdan que hay un factor que a veces se infravalora, que es el de la fibra, “a pesar de ser un nutriente que tiene un importante impacto no solo en la motilidad intestinal y la calidad de las heces, sino también sobre las poblaciones bacterianas intestinales de los pacientes”.

La fibra, explican, está formada por diversos tipos de carbohidratos complejos que tienen en común que atraviesan el tracto digestivo superior de la mascota sin ser digeridos, dado que las enzimas digestivas del paciente no son capaces de degradarla, por lo que llegan al intestino grueso con su estructura intacta.

El efecto de la fibra sobre el tracto digestivo incluye, entre otros, la modificación del vaciado gástrico, la normalización de la motilidad y velocidad de transporte intestinal, la captación de toxinas en la luz del intestino, la neutralización del ácido gástrico, la captación del exceso de agua intestinal, la modificación de la viscosidad de las heces, y el apoyo al crecimiento y las funciones de los microorganismos intestinales normales.

LOS DISTINTOS TIPOS DE FIBRAS

Hill’s recuerda que existen una gran variedad de fibras diferentes, con composiciones y características muy variadas, por lo que su efecto fisiológico en el tracto gastrointestinal de los pacientes puede ser también muy variado e incluso contrario entre unos tipos de fibra y otros.

Una manera tradicional de clasificar a las distintas fuentes de fibra dietética es como fibras insolubles o solubles, dependiendo de su capacidad para disolverse en agua y otros líquidos polares, mientras que otra manera de clasificarlas es en fibras más o menos fermentables, en función de su capacidad para ser digeridas por los microorganismos del intestino grueso y por tanto su capacidad para producir ácidos grasos de cadena corta y gases.

Por otro lado, la compañía señala que recientemente se ha incluido una nueva clasificación de la fibra relacionada con su capacidad de influir positivamente en las poblaciones microbianas intestinales y en sus funciones: las llamadas fibras prebióticas. Esta clasificación de la fibra es más restrictiva que las anteriores y sólo un número limitado de fibras tiene un efecto prebiótico destacable en perros y gatos.

Para que una fibra pueda ser considerada prebiótica, apuntan, tiene que cumplir con una serie de características además de atravesar el tracto digestivo y llegar al intestino grueso con su estructura intacta.

De hecho, para que se puedan considerar prebióticas, una vez en el intestino grueso, deben servir como sustrato para nutrir a microorganismos beneficiosos y esto debe dar como resultado una modificación del microbioma intestinal del paciente hacia una composición más favorable.

Hill’s explica que otra de las características de la fibra prebiótica es que su fermentación por los microorganismos del intestino grueso producen y liberan al medio intestinal compuestos denominados postbióticos que tienen un efecto positivo tanto a nivel intestinal como a nivel sistémico.

ESTUDIOS DEMUESTRAN LA EFICACIA DE LAS FIBRAS PREBIÓTICAS

En las investigaciones de la compañía se demuestra que ActivBiome+ produce estos compuestos postbióticos beneficiosos. En estos estudios, testados en dos alimentos con perfiles nutricionales muy distintos (un alimento rico en cereales y un alimento rico en carne hidrolizada), se demostró además que esta tecnología consiguió una mejora significativa en la calidad de las heces de todos los animales y un cambio significativo en el perfil de sus poblaciones bacterianas intestinales.

Así, en el intestino de los animales alimentados con las fibras prebióticas de Hill’s se detectó un aumento de los géneros bacterianos beneficiosos y una disminución de los considerados potencialmente perjudiciales).

Estos beneficios son los que han llevado a la compañía a incluir ActivBiome+ en sus gamas de manejo gastrointestinal, “dado el impacto que cualquier trastorno gastrointestinal tiene sobre el microbioma intestinal, con el posible riesgo de desarrollo de disbiosis, y los efectos positivos tanto nutritivos como antiinflamatorios y antioxidantes que los postbióticos tienen a nivel de cualquier tracto intestinal inflamado”.

“Con la incorporación de esta tecnología revolucionaria y clínicamente probada a una amplia gama de productos, Hill's sigue apostando por la innovación y por la mejora de sus fórmulas para proporcionar a perros y gatos con trastornos digestivos un mayor alivio y mejor mantenimiento de la salud gastrointestinal”, concluyen.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.