MARTES, 11 de agosto 2020, actualizado a las 17:34

MAR, 11/8/2020 | 17:34

EMPRESAS

¿Qué técnica quirúrgica prefieren los veterinarios para esterilizar hembras?

Una encuesta realizada a 1.234 profesionales del sector veterinario pone de manifiesto que estos elegirían técnicas de mínima invasión basadas en laparoscopia si tuvieran que esterilizar a sus propias perras

Un veterinario realizando una cirugía mediante laparoscopia.
Un veterinario realizando una cirugía mediante laparoscopia.

¿Qué técnica quirúrgica prefieren los veterinarios para esterilizar hembras?

Una encuesta realizada a 1.234 profesionales del sector veterinario pone de manifiesto que estos elegirían técnicas de mínima invasión basadas en laparoscopia si tuvieran que esterilizar a sus propias perras

Francisco Ramón López - 21-02-2020 - 14:44 H

Las técnicas de mínima invasión son cada vez opciones más comunes en las clínicas veterinarias. Así lo considera Francisco Miguel Sánchez Margallo, director científico del Centro de Cirugía de Mínima Invasión Jesús Usón, que destaca el abaratamiento de los equipos de endoscopia necesarios para realizar estas intervenciones, haciendolos más accesibles.

Actualmente, existen en España empresas especializadas en tecnología y equipamiento veterinario de este tipo, como la compañía Quiruvet, que cuenta con la nueva generación de equipos de endoscopia ‘all-in one’ específicos para veterinaria de Aohua.

Además, Margallo asegura que el boca a boca de los clientes satisfechos con estas técnicas en cirugías comunes como la ovariectomía también influye. “Si en una clínica tienes instaurada la cirugía laparoscópica para realizar ovariectomías y le entregas el animal operado simplemente con tres pequeñas incisiones en la piel, eso se empieza a conocer”, señala.

En esta línea, un equipo de investigadores de los departamentos de cirugía veterinaria de distintas universidades estadounidenses ha llevado a cabo una encuesta a 1.234 profesionales del sector para conocer su opinión sobre qué técnica quirúrgica utilizarían para extraer los ovarios a su propio animal de compañía. El estudio se publicó en la revista 'Veterinary Surgery'.

Finalmente, 1.000 de los participantes completaron la encuesta, entre ellos 165 veterinarios, 271 asistentes técnicos veterinarios y 564 estudiantes. Los participantes tenían 1.435 perros al momento del estudio, el 94% de ellos ya estaban esterilizados y el 34,6% también se había sometido a otras cirugías.

TIPO DE CIRUGÍA SI EL COSTE NO FUERA UN FACTOR

En el cuestionario se pidió a los encuestados que consideraran un escenario hipotético para sus propias mascotas en el que tenían que clasificar el orden de preferencia de 4 procedimientos quirúrgicos si el coste no fuera un factor.

Estos eran la celiotomía o laparotomía abierta, y tres cirugías de mínima invasión, la laparoscopia de un puerto (SP), la de dos puertos (TP) y la cirugía endoscópica transluminal por orificios naturales (NOTES, por sus siglas en inglés).

También les preguntaron qué harían si la celiotomía no estuviera disponible, si descartarían la cirugía o elegirían alguna de las tres técnicas de mínima invasión.

Por último, se les instó a señalar cuánto más estarían dispuestos a pagar por una esterilización con técnicas de mínima invasión en comparación con la laparotomía abierta.

LA LAPAROSCOPIA DE DOS PUERTOS, LA PREFERIDA

Los resultados, cuando el coste no era un factor, fueron que la mayoría de los propietarios preferían la esterilización mediante cirugía laparoscópica de dos puertos (54,5%) o la de un puerto (33,8%) respecto a otras técnicas.

Por otro lado, si la celiotomía abierta no estuviera disponible, el 60,4%, el 37,6% y el 1,7% preferían la laparoscopia TP, la SP y la técnica NOTES, respectivamente; solo el 0,3% restante rechazaría la cirugía en lugar de elegir un procedimiento mínimamente invasivo.

Por último, todos los encuestados indicaron que pagarían más por técnicas de esterilización mínimamente invasivas en comparación con la laparotomía abierta, con respuestas que variaban desde un costo adicional de menos de  100 dólares a 1.000 o 2.000 dólares extra.

Los veterinarios y los encuestados mayores de 35 años tenían más probabilidades de preferir la celiotomía abierta a las técnicas mínimamente invasivas, mientras que los dueños de perros con cirugías laparoscópicas anteriores tenían más probabilidades que otros encuestados de elegir la laparoscopia como primera opción.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.