JUEVES, 2 de diciembre 2021, actualizado a las 8:40

JUE, 2/12/2021 | 8:40

GANADERÍA  |  PORCINORUMIANTESAVICULTURAEQUINO

La OIE recomienda aumentar la bioseguridad ante la expansión de la gripe aviar

Desde el 1 de mayo de 2021 se han notificado brotes de gripe aviar de alta patogenicidad en 41 países, por lo que la OIE ha recomendado al sector de la salud animal implementar estrictas medidas de bioseguridad

Monique Eloit, directora general de la OIE.
Monique Eloit, directora general de la OIE.

La OIE recomienda aumentar la bioseguridad ante la expansión de la gripe aviar

Desde el 1 de mayo de 2021 se han notificado brotes de gripe aviar de alta patogenicidad en 41 países, por lo que la OIE ha recomendado al sector de la salud animal implementar estrictas medidas de bioseguridad

Redacción - 22-11-2021 - 08:58 H

La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) ha emitido un comunicado en el que señala que, desde el 1 de mayo de 2021, se han confirmado brotes de influenza aviar de alta patogenicidad (IAAP) en 41 países de diferentes regiones en aves de corral y aves silvestres. “Actualmente presente en África, Asia y Europa, la enfermedad es una amenaza para la estabilidad económica, la seguridad alimentaria y los medios de vida”, asegura la OIE.

“Comúnmente conocida como gripe aviar, la influenza aviar es una enfermedad muy contagiosa que afecta a varias especies de aves de corral, así como a las aves de compañía y silvestres, y ocasionalmente a los humanos. Esta compleja enfermedad es causada por virus divididos en múltiples subtipos cuyas características genéticas evolucionan rápidamente”, explica la organización mundial.

En los últimos años, según destaca la OIE, numerosos subtipos de virus de la influenza aviar altamente patógena han estado circulando en diversas poblaciones de aves a gran escala geográfica. “En particular, en 2021, se registró una variabilidad genética sin precedentes de subtipos en aves, creando así un panorama epidemiológicamente desafiante. H5N1, H5N3, H5N4, H5N5, H5N6 o H5N8 son los subtipos que circulan actualmente en las poblaciones de aves de corral y aves silvestres de todo el mundo”, apunta la organización.

“El patrón estacional de la influenza aviar ha sido bien demostrado durante la última década, y la mayoría de los brotes ocurren durante el invierno en el hemisferio norte. Dados los datos reportados por los países al Sistema Mundial de Información Zoosanitaria (OIE-WAHIS), la dinámica estacional puede anticiparse mejor: los brotes generalmente comienzan a aumentar en octubre, alcanzan su punto máximo en enero y continúan hasta abril”, indica la OIE.

AUMENTA EL RIESGO DE PROPAGACIÓN DE GRIPE AVIAR

Asimismo, señala que cerca de 16.000 casos de IAAP en aves domésticas y silvestres ya se han reportado en octubre, lo que indica un mayor riesgo de circulación del virus. En algunas ocasiones, la enfermedad también puede suponer un riesgo para la salud humana y, hasta ahora, algunos casos humanos recientes se han asociado con el subtipo H5N6 actualmente en circulación. La influenza aviar es, por tanto, una de las prioridades de la Alianza Tripartita (FAO, OIE y OMS) y, según subraya la OIE, debe abordarse desde un enfoque One Health. 

Por ello, la OIE indica como fundamental que los países notifiquen los brotes de manera adecuada a la organización, para garantizar un seguimiento preciso de la evolución y propagación de esta enfermedad transfronteriza. “Los casos de influenza aviar altamente patógena identificados en especies avícolas y no avícolas, incluida la vida silvestre, están sujetos a notificación”, recuerda la OIE.

Las obligaciones de información actualizadas entrarán en vigor a partir del 1 de enero de 2022. También se solicitará a los países que notifiquen las infecciones por virus de la influenza aviar de baja patogenicidad identificados en aves silvestres domésticas y cautivas y que hayan demostrado su transmisión natural a los seres humanos asociada con graves impactos en la salud. Los laboratorios de referencia de la OIE especializados en influenza aviar pueden ayudar a los laboratorios nacionales en el diagnóstico de sus muestras, según lo requieran los países.

Debido al impacto de la enfermedad en el medio de vida de los avicultores y en el comercio internacional, así como a los riesgos de transmisión a los humanos, la OIE advierte que “el sector de la salud animal debe implementar estrictas medidas de bioseguridad en las granjas, el comercio y los mercados de aves vivas para evitar su propagación”.

Así, por ejemplo, la OIE recomienda aislar las aves infectadas de las sanas y limpiar y desinfectar las instalaciones avícolas. “La planificación adecuada y la implementación de programas de vigilancia en aves silvestres, así como evitar el contacto directo o indirecto entre aves domésticas y silvestres, es igualmente crítico para mitigar los brotes en las aves de corral domésticas y prevenir la introducción del virus en los grupos de aves”, concluye la OIE.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.