LUNES, 26 de febrero 2024

LUN, 26/2/2024

GANADERÍA  |  PORCINORUMIANTESAVICULTURAEQUINO

Científicos de Estados Unidos llaman a la acción por la gripe aviar H5N1: “Está acabando con todo”

La Universidad de Maryland ha investigado la epidemia de gripe aviar H5N1 en el país y considera que, al igual que sucede en Europa, debería tratarse como una enfermedad endémica en lugar de una que se puede erradicar

La gripe aviar de alta patogenicidad "está acabando con todo en números que nunca antes habíamos visto".
La gripe aviar de alta patogenicidad "está acabando con todo en números que nunca antes habíamos visto".

Científicos de Estados Unidos llaman a la acción por la gripe aviar H5N1: “Está acabando con todo”

La Universidad de Maryland ha investigado la epidemia de gripe aviar H5N1 en el país y considera que, al igual que sucede en Europa, debería tratarse como una enfermedad endémica en lugar de una que se puede erradicar

Francisco Ramón López - 19-04-2023 - 18:17 H - min.

Una cepa de gripe aviar altamente patógena se ha estado propagando en los Estados Unidos(EE.UU.), ocupando titulares a medida que el precio de los huevos se disparó a principios de año y los temores de la próxima pandemia zoonósica se filtran en los medios populares.

Un equipo de investigadores dirigido por la Universidad de Maryland (UMD) rastreó la llegada y el avance de la mortal gripe aviar (H5N1) en América del Norte para determinar en qué se diferencia este brote de los anteriores.

El equipo encontró que el impacto mortal en las aves silvestres y el cambio de infecciones estacionales a infecciones durante todo el año indican cambios peligrosos en la influenza aviar en los EE.UU.

Así, concluyeron que existe una necesidad urgente de una coordinación sin precedentes a escala nacional y regional para manejar la propagación de una enfermedad que se extiende a través de jurisdicciones y disciplinas. El equipo también sugiere que el H5N1 probablemente se volverá endémico, lo que podría presentar riesgos para la seguridad alimentaria y la economía.

"Hemos estado lidiando con la influenza aviar de baja patogenicidad durante décadas en la industria avícola, pero esto es diferente", explica Jennifer Mullinax, profesora asistente en el Departamento de Ciencia y Tecnología Ambiental de la UMD y coautora del estudio. La enfermedad de baja patogenicidad es menos contagiosa y más fácil de contener que la variedad altamente patógena.

Este virus de alta patogenicidad, “está acabando con todo en números que nunca antes habíamos visto”, apunta Mullinax. "Este documento ilustra que no tiene precedentes y describe lo que creemos que se avecina. Es realmente un llamamiento a las armas que dice que no podemos darnos el lujo de abordar esto desde nuestros departamentos individuales. Agencias federales, agencias estatales, el sector agrícola y la gestión de la vida silvestre, todos vamos a tener que lidiar con esto juntos, porque no podemos darnos el lujo de no hacerlo".

Las conclusiones del equipo se basan en un análisis de cinco fuentes de datos diferentes que brindan información sobre la incidencia de la influenza aviar altamente patógena en aves silvestres y aves de corral, centrándose en los EE.UU. y Canadá, así como en una base de datos global desde 2014 hasta principios de 2023.

MÁS DE 50 MILLONES DE AVES DE CORRAL MUERTAS

Los datos muestran la progresión del virus H5N1 altamente patógeno a medida que se propagaba desde Eurasia a los EE.UU., donde se documentó por primera vez a fines de 2021. Para octubre de 2022, la enfermedad había provocado 31 muertes masivas de aves silvestres, lo que representa un estimado de 33 504 detecciones de aves silvestres en los EE.UU. y Canadá. Además, más de 58 millones de aves de corral domésticas se infectaron o tuvieron que sacrificarse para limitar la propagación de la infección en los EE.UU. y 7 millones en Canadá.

En 2015, un brote de H5N8 altamente patógeno en Estados Unidos provocó el sacrificio de 50 millones de aves de corral. Pero la enfermedad fue erradicada en América del Norte ese mismo año, en gran parte porque no afectó gravemente a las aves silvestres, lo que hizo que la contención mediante el sacrificio de aves fuera relativamente fácil. Sin embargo, el H5N1 plantea nuevos desafíos.

"A diferencia del H5N8, esta enfermedad está afectando fuertemente a las aves silvestres", apunta Johanna Harvey, investigadora postdoctoral en la UMD y autora principal del estudio. "Es difícil estimar cuántas aves se ven realmente afectadas en las poblaciones silvestres, pero estamos viendo impactos dramáticos de enfermedades en rapaces, aves marinas y aves que anidan en colonias. Y ahora tenemos la mayor cantidad de pérdidas de aves de corral a causa de la influenza aviar, por lo que el peor de los casos".

Los datos también revelan un cambio de una enfermedad estacional a una que dura todo el año. Los brotes anteriores de influenza aviar, ya sea un virus de baja patogenicidad que es endémico en los EE. UU. o un H5N8 altamente patógeno en 2015, generalmente ocurrieron en el otoño, lo que significaba que los granjeros podían prepararse para los brotes estacionales, sacrificar las parvadas para detener la propagación de la enfermedad y tener casi un año completo para recuperar pérdidas.

Pero este nuevo virus parece sostenido durante todo el año, con detecciones de enfermedades en verano en aves silvestres y brotes en aves de corral que ocurren tanto en primavera como en otoño.

NECESIDAD DE CONSIDERAR LA GRIPE AVIAR H5N1 COMO ENDÉMICA

Aunque declarar que una enfermedad es endémica es un proceso complicado, los autores del estudio sugieren que EE. UU. probablemente seguirá los patrones observados en Europa, donde la influenza aviar altamente patógena ya se trata como una enfermedad endémica en lugar de como algo que se puede erradicar.

El equipo de investigación recomienda un enfoque de gestión basado en un método llamado ‘Toma de decisiones estructurada’, que sigue un proceso específico de identificación y reunión de personas relevantes con interés, experiencia o participación en un tema, distinguiendo los factores desconocidos de los conocidos y estableciendo factores medibles, metas y acciones con resultados cuantificables. El proceso es muy parecido a lidiar con una pandemia humana.

"La ciencia de las buenas decisiones es lo que haces cuando no sabes lo que sucederá a continuación", remarca Mullinax, quien enseña ciencia de la toma de decisiones. "Este es un virus nuevo para las aves de América del Norte, por lo que nadie sabe si sus sistemas inmunológicos se adaptarán, o cuánto tiempo llevará eso, o cómo será”, insiste.

El documento describe ejemplos de posibles factores desencadenantes de la acción, identificando a los responsables de la toma de decisiones pertinentes necesarios para coordinar una respuesta y algunos de los desafíos que pueden surgir. Los investigadores esperan que su trabajo traiga jugadores clave a la mesa para considerar los próximos pasos.

Otros coautores del estudio incluyen a Michael Runge y Diann Prosser, científicos investigadores y socios del Grupo de Investigación de Análisis de Decisiones sobre Enfermedades del Servicio Geológico de EE. UU., Centro de Ciencias Ecológicas del Este.

VOLVER ARRIBA