JUEVES, 20 de junio 2024

JUE, 20/6/2024

ANIMALADAS

El virus zoonósico Alaskapox se cobra su primera víctima humana: Un anciano que fue arañado por un gato callejero

Se trata del primer caso de infección grave por el virus Alaskapox, que ha provocado la hospitalización y la muerte de una persona en Estados Unidos que fue arañada por un gato callejero

El hombre fallecido, que padecía cáncer, cuidaba de un gato callejero.
El hombre fallecido, que padecía cáncer, cuidaba de un gato callejero.

El virus zoonósico Alaskapox se cobra su primera víctima humana: Un anciano que fue arañado por un gato callejero

Se trata del primer caso de infección grave por el virus Alaskapox, que ha provocado la hospitalización y la muerte de una persona en Estados Unidos que fue arañada por un gato callejero

Jorge Jiménez - 13-02-2024 - 09:25 H - min.

Los ortopoxvirus son virus de ADN de doble cadena que causan viruela al que pertenecen patógenos como la viruela símica. Muchos son zoonósicos, pues comparten una serie de taxones con los mamíferos. Precisamente a este género pertenece el virus de conocido como Alaskapox (AKPV), descubierto recientemente y que se identificó por primera vez en 2015.

Hasta la fecha, se han notificado siete infecciones de este virus relativamente nuevo a la Sección de Epidemiología de Alaska (SOE). Hasta diciembre de 2023, todas las infecciones notificadas se produjeron en residentes del área de Fairbanks (Alaska) e implicaron una enfermedad autolimitada consistente en una erupción cutánea localizada y linfadenopatía.

Las pruebas realizadas en pequeños mamíferos en la zona de Fairbanks identificaron también evidencias de infección actual o previa por AKPV en cuatro especies diferentes (aunque principalmente en topillos de lomo rojo).

También se han documentado pruebas sugestivas de infección previa por AKPV en al menos una mascota doméstica vinculada a un paciente. Aún se desconoce el alcance de la distribución geográfica del virus y los reservorios animales.

Ahora, el Departamento de Salud de Alaska ha comunicado un nuevo caso del virus, notificado en un residente de la península de Kenai. Lo particular de este, es que se trata del primer caso de infección grave por Alaskapox. De hecho, terminó generando la hospitalización y muerte del paciente.

En este sentido, según detallan las autoridades, el estado de inmunodepresión del paciente contribuyó probablemente a la gravedad de la enfermedad. “Además, al ser el primer caso de Alaskapox identificado fuera de la región del interior de Alaska, indica que el AKPV parece estar más extendido geográficamente en los pequeños mamíferos de Alaska de lo que se creía hasta ahora y justifica una mayor concienciación de los clínicos en todo el estado”, advierten desde el Departamento de Salud.

LA PRIMERA MUERTE HUMANA POR EL VIRUS DE ALASKAPOX

El caso, destallan, se registró a mediados de septiembre de 2023 y se produjo en un anciano de la península de Kenai con antecedentes de inmunosupresión inducida por fármacos secundaria al tratamiento del cáncer.

El paciente, explican las autoridades, notó una pápula roja sensible en la axila derecha y durante las 6 semanas siguientes acudió varias veces a su médico de cabecera y al servicio de urgencias local para que le evaluaran clínicamente la lesión y le recetaran antibióticos.

Una biopsia no reveló indicios de malignidad ni de infección bacteriana. A pesar del tratamiento antibiótico, el paciente experimentó fatiga y un aumento del dolor en la axila y el hombro derechos.

Finalmente, el 17 de noviembre fue hospitalizado debido a la extensa progresión de una presunta celulitis infecciosa que afectaba a la amplitud de movimiento de su brazo derecho. Posteriormente, el paciente fue trasladado a un hospital.

En el hospital, el paciente se quejaba de un dolor ardiente de tipo neuropático intenso. La biopsia previa en la axila derecha no cicatrizaba y drenaba abundante líquido seroso con una placa coalescente gris alrededor.

La tomografía computarizada y la resonancia magnética revelaron una miositis extensa que afectaba a la axila derecha y a la musculatura del hombro. También presentaba cuatro lesiones más pequeñas similares a viruela en localizaciones difusas por todo el cuerpo.

Durante la hospitalización, se realizó una amplia batería de pruebas de laboratorio para discernir la causa de la infección, incluido un ensayo de secuenciación de ADN microbiano libre de células en plasma. La prueba se notificó inicialmente como positiva para el virus de la viruela.

Posteriormente, un frotis de la lesión enviado posteriormente a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) era compatible con AKPV; la secuencia del genoma era filogenéticamente distinta de los anteriores aislados de AKPV de Fairbanks.

A pesar del tratamiento médico, el paciente acabó presentando retraso en la cicatrización de las heridas, desnutrición, insuficiencia renal aguda e insuficiencia respiratoria y murió a finales de enero de 2024.

EL PACIENTE CUIDABA DE UN GATO CALLEJERO QUE LE HABÍA ARAÑADO

Según indican desde el Departamento de Salud, el paciente vivía solo en una zona boscosa y no declaró haber viajado recientemente ni haber tenido contactos cercanos con viajeros recientes, enfermedades o lesiones similares.

Informó que cuidaba de un gato callejero en su residencia que cazaba regularmente pequeños mamíferos y arañaba con frecuencia al paciente, incluyendo un arañazo notable cerca de su axila derecha en el mes anterior a la aparición de la erupción.

El paciente no declaró ningún otro contacto reciente con pequeños mamíferos, pero sí que había trabajado en el jardín de su casa hasta septiembre de 2023. El suero y los hisopos mucosos recogidos del gato callejero se enviaron a los CDC para realizar pruebas de anticuerpos y ortopoxvirus; todas las pruebas fueron negativas.

En este sentido, según destacan desde el Departamento de Sanidad, la vía de contagio en este caso sigue sin estar clara, aunque los arañazos del gato callejero representan una posible fuente de inoculación a través de la transmisión por fómites.

VOLVER ARRIBA