DOMINGO, 16 de junio 2024

DOM, 16/6/2024

ANIMALADAS

Semana Santa: Síntomas de intoxicación por chocolate en una mascota que ha comido huevos de Pascua

Las mascotas, especialmente los perros, pueden enfermar gravemente incluso con pequeñas cantidades de chocolate

El chocolate, especialmente el chocolate amargo y el cacao en polvo, pueden ser peligrosos para todas las mascotas.
El chocolate, especialmente el chocolate amargo y el cacao en polvo, pueden ser peligrosos para todas las mascotas.

Semana Santa: Síntomas de intoxicación por chocolate en una mascota que ha comido huevos de Pascua

Las mascotas, especialmente los perros, pueden enfermar gravemente incluso con pequeñas cantidades de chocolate

Redacción - 27-03-2023 - 16:15 H - min.

La Pascua, que se celebra en Semana Santa, puede provocar una avalancha de ingresos de mascotas por intoxicación al comer chocolate en los hogares. Teniendo esto en cuenta, la Asociación Veterinaria Británica (BVA) ha emitido una advertencia a los propietarios junto con una guía práctica para reconocer los síntomas.

“Los dulces y la búsqueda de huevos son una parte divertida de la Pascua para muchas familias, pero es vital que todos tomemos medidas para proteger a nuestras mascotas y evitar interrumpir las celebraciones con un viaje de emergencia al veterinario. Los huevos y conejitos de chocolate, e incluso los panecillos, pueden parecer inofensivos, pero pueden poner en peligro la vida de algunas mascotas, especialmente los perros, que pueden enfermarse gravemente incluso con pequeñas cantidades”, explica la vicepresidenta sénior de la BVA, Justine Shotton.

La veterinaria asegura que durante su carrera profesional ha tratado muchos casos de ingestión de chocolate durante las vacaciones de Semana Santa. “Afortunadamente, la gran mayoría de las mascotas fueron traídas a la clínica rápidamente, lo que nos permitió tratarlas con éxito. Insto a todos los propietarios a que sean conscientes de los riesgos del envenenamiento con chocolate y pasas o con uvas para que puedan actuar con prontitud en caso de que suceda lo peor”, apunta.

Desde la BVA señalan que el chocolate, especialmente el amargo y el cacao en polvo, pueden ser peligrosos para todas las mascotas, incluso en cantidades muy pequeñas. Los perros son particularmente susceptibles al envenenamiento debido a una sustancia química llamada teobromina, que se encuentra naturalmente en los granos de cacao. La teobromina tarda mucho tiempo en descomponerse dentro del sistema digestivo de un perro, lo que significa que incluso una pequeña cantidad de chocolate puede generar niveles tóxicos, especialmente para perros y cachorros más pequeños.

Los casos de intoxicación por chocolate a menudo aumentan durante los períodos de celebración, como Semana Santa y Navidad, y con muchas clínicas veterinarias cerradas, acceder a la atención de emergencia puede ser más difícil y costosa de lo habitual para los propietarios.

Las encuestas Voice of the Veterinary Profession de BVA de 2016 a 2018 revelaron que seis de cada diez veterinarios (60%) habían tratado casos de intoxicación por chocolate durante la Pascua cada año. Las pasas, que se encuentran en los panecillos, los pasteles, y el xilitol (que se encuentra en las golosinas sin azúcar) también pueden ser peligrosos para perros y gatos si se ingieren.

Los síntomas del envenenamiento por chocolate generalmente aparecen dentro de las 12 horas posteriores a la ingestión y pueden durar hasta tres días. Inicialmente, es probable que las mascotas experimenten sed excesiva, vómitos, diarrea e inquietud. Esto puede convertirse en síntomas de hiperactividad, temblores, ritmo cardíaco anormal, hipertermia y respiración rápida.

Los casos graves pueden provocar ataques e irregularidades en los latidos del corazón, e incluso coma y muerte. Las uvas y las pasas pueden causar insuficiencia renal en algunos perros.

Acceder al tratamiento veterinario lo antes posible después de que las mascotas hayan comido chocolate u otros alimentos tóxicos suele ser fundamental para obtener un resultado positivo.

Si se detectan estos síntomas en un perro y se sospecha que ha ingerido chocolate o uvas, se recomienda atención veterinaria lo antes posible. “El veterinario querrá saber cuántos alimentos tóxicos ha ingerido la mascota y de qué tipo. Si es posible, se deben guardar todas las etiquetas y envoltorios y tener apuntado el peso de del animal”, concluyen desde la BVA.

VOLVER ARRIBA