MIÉRCOLES, 29 de mayo 2024

MIÉ, 29/5/2024

ANIMALADAS

Retiran el récord al perro más viejo del mundo al no poder probar que tenía 31 años

El Libro Guinness de los Récords ha anunciado que tras una investigación han retirado el récord a Bobi, un perro portugués del que se afirmaba que había llegado a vivir 31 años

Desde Guinness World Records señalan que ya no tienen pruebas que respalden el récord de edad otorgado a Bobi.
Desde Guinness World Records señalan que ya no tienen pruebas que respalden el récord de edad otorgado a Bobi.

Retiran el récord al perro más viejo del mundo al no poder probar que tenía 31 años

El Libro Guinness de los Récords ha anunciado que tras una investigación han retirado el récord a Bobi, un perro portugués del que se afirmaba que había llegado a vivir 31 años

Francisco Ramón López - 22-02-2024 - 12:55 H - min.

Tras surgir dudas sobre la veracidad de la edad de Bobi, el perro más viejo del mundo (31 años), el Libro Guinness de los Récords ha publicado este jueves 22 de febrero los resultados de una revisión que realizó sobre este cánido de Portugal, que murió en octubre de 2023. 

De esta manera, explican que la revisión, realizada de acuerdo con el proceso de revisión y apelación de Guinness, ha concluido que ya no cuentan con la evidencia que necesitan para respaldar el récord de Bobi como perro más viejo del mundo.

Mark McKinley, director de Registros de Guinness World Records, quien realizó la revisión, afirma que tratan de garantizar lo mejor que pueden la precisión e integridad de todos sus títulos registrados, pero desde Guinness señalan que las preocupaciones planteadas por veterinarios y otros expertos y los resultados de las investigaciones realizadas por algunos medios de comunicación, sienten “que era importante abrir una revisión del historial de Bobi”.

“Por supuesto, exigimos evidencia para todos los títulos de Guinness World Records, a menudo requerimos un mínimo de dos declaraciones de testigos y expertos en el tema junto con fotografías, videos y, cuando corresponda, también evaluamos los datos proporcionados por la tecnología relevante para el logro”, indica McKinley.

Estos, apunta, pueden ser datos de GPS para un registro de viaje, datos de cronometraje para un registro de velocidad o, cuando estén disponibles; datos de microchip para comprobar la edad de una mascota.

“Un elemento central de la evidencia de Bobi fueron los datos del microchip obtenidos de la base de datos del Gobierno portugués, la SIAC, que resulta que, cuando se colocó el chip en 2022, no requería prueba de edad para los perros nacidos antes de 2008. Con la declaración veterinaria adicional proporcionada como evidencia, citando también los datos de este microchip, no nos queda ninguna prueba concluyente que pueda demostrar definitivamente la fecha de nacimiento de Bobi”, admite.

Por ello, sin ninguna evidencia concluyente a su disposición en este momento, sostiene que no pueden mantener a Bobi como poseedor del récord y afirmar que mantienen los altos estándares de sus récords.

Desde el Libro Guinness de los Récords han anunciado también que el propietario de Bobi ha sido informado de los resultados de la revisión.

VOLVER ARRIBA