VIERNES, 7 de octubre 2022, actualizado a las 2:19

VIE, 7/10/2022 | 2:19

ANIMALADAS

¿Qué ejercicios aumentan el riesgo de lesiones en los perros?

Una nueva investigación ha determinado las actividades que suponen un mayor riesgo de lesión para los perros de agility y ha descubierto que factores como la raza influyen en la predisposición

El tamaño de los perros influye en el riesgo de sufrir lesiones.
El tamaño de los perros influye en el riesgo de sufrir lesiones.

¿Qué ejercicios aumentan el riesgo de lesiones en los perros?

Una nueva investigación ha determinado las actividades que suponen un mayor riesgo de lesión para los perros de agility y ha descubierto que factores como la raza influyen en la predisposición

Redacción - 17-02-2022 - 13:57 H - min.

Un estudio recientemente publicado por las facultades de Veterinaria de Washington y de California Davis ha analizado los factores de riesgo para la ruptura del ligamento cruzado craneal en perros que participan en pruebas de agility.

En este sentido, los investigadores apuntan que los perros de agilidad que carecen de fuerza central debido al ejercicio físico de rutina y aquellos que participan en actividades como el flyball pueden ser más susceptibles a una de las lesiones de rodilla canina más comunes.

Esa lesión de rodilla supone una ruptura del ligamento cruzado craneal, que es equivalente a un desgarro del ligamento cruzado anterior (LCA) en humanos.

Los investigadores realizaron una encuesta en la que documentaron la actividad y las probabilidades de lesiones de más de 1.200 perros de agility. A este respecto, se indica que casi cualquier ejercicio físico parece reducir el riesgo de ruptura del ligamento, pero algunos ejercicios parecen aumentar el riesgo. Además, también se descubrió que el tamaño y la forma del perro, y por lo tanto ciertas razas, tenían un mayor riesgo de lesionarse.

“Los ejercicios de equilibrio, las tablas oscilantes, cualquier cosa que mejore la fuerza central del perro pareció reducir las probabilidades de un desgarro de ligamentos”, apunta Deb Sellon, veterinaria de la Universidad Estatal de Washington y autora principal del estudio publicado en BMC Veterinary Research. “Descubrimos que el estado físico es tan importante para los perros como lo es para las personas, y no lo habíamos demostrado antes”, señala Sellon.

Mediante el uso de índices de probabilidad, que es esencialmente una evaluación de riesgo estadística, Sellon y Denis Marcellin-Little, un veterinario especialista en ortopedia de la Universidad de California, Davis, buscaron tendencias en 1.262 perros de agility: 260 que se desgarraron el ligamento y 1.002 perros que no presentaron problemas.

Además de los ejercicios de equilibrio y fortalecimiento del tronco, las actividades como el trabajo con el olfato también se asocian a una menor tasa de rotura de ligamentos. Aunque las actividades regulares, como nadar, jugar a la búsqueda o al frisbee, pasear o correr no aumentó el riesgo de lesión, tampoco redujo las probabilidades.

ACTIVIDADES CON MAYOR RIESGO DE LESIÓN PARA LOS PERROS

Los perros que competían con más frecuencia en pruebas de agilidad y que lo hacían a un nivel más alto en recorridos técnicamente más rigurosos tenían menos probabilidades de romperse los ligamentos cruzados.

Las únicas actividades físicas que aumentaron las probabilidades de sufrir una lesión fueron los paseos cortos o las carreras por terrenos accidentados o llanos con una frecuencia semanal, y muchas de esas lesiones se produjeron en perros al principio de su carrera de agility que carecían de fuerza en el tronco.

El entrenamiento o la competición en el nuevo deporte canino flyball resultó ser la actividad más arriesgada de todas las evaluadas en la encuesta. Los perros de agility que también practicaban el deporte del flyball tenían casi el doble de probabilidades de romperse el ligamento en comparación con otros perros. Casi el 12% de los perros que jugaban al flyball se rompieron el ligamento.

La encuesta confirmó también algunos factores de riesgo bien aceptados desde hace tiempo. En particular, las perras esterilizadas antes de cumplir un año tenían casi el doble de probabilidades de romperse el ligamento en comparación con las que fueron esterilizadas después de cumplir un año. Sellon afirma que se cree que esto refleja la importancia de las hormonas en el desarrollo de ligamentos fuertes en los animales jóvenes.

EL RIESGO DE LESIONES SEGÚN LA RAZA DE LOS PERROS

Los resultados de la encuesta indicaron que los pastores australianos y los labradores tenían más del doble de probabilidades de romperse el ligamento. Los rottweilers y los perros ganaderos australianos tenían más de cuatro veces más probabilidades de romperse el ligamento.

Marcellin-Little explica que podría tener algo que ver con la forma del perro, y quizá con su cola. “Los perros más grandes que practican la agilidad tienden a estar menos equilibrados, por lo que no es de extrañar que un Rottweiler o un Pastor Australiano tengan un mayor riesgo de rotura en comparación con las razas más pequeñas”, afirma.

La cola también podría ser un factor; se ha demostrado que la cola es muy importante para los guepardos y se puede imaginar que tiene un papel en el equilibrio general del perro”, señala el investigador.

VOLVER ARRIBA