SÁBADO, 21 de mayo 2022, actualizado a las 23:27

SÁB, 21/5/2022 | 23:27

ANIMALADAS

El olfato de los perros ayuda a desentrañar uno de los enigmas del Covid persistente

Una investigación con perros ha detectado SARS-CoV-2 en pacientes con Covid persistente que ya habían superado la fase aguda de la enfermedad, lo que refuerza la hipótesis de que el virus todavía está presente

Uno de los perros de detección de la Escuela Nacional de Veterinaria de Alfort durante un experimento.
Uno de los perros de detección de la Escuela Nacional de Veterinaria de Alfort durante un experimento.

El olfato de los perros ayuda a desentrañar uno de los enigmas del Covid persistente

Una investigación con perros ha detectado SARS-CoV-2 en pacientes con Covid persistente que ya habían superado la fase aguda de la enfermedad, lo que refuerza la hipótesis de que el virus todavía está presente

Francisco Ramón López - 13-04-2022 - 13:51 H - min.

Algunos pacientes sufren de síntomas recurrentes tras superar una infección por Covid-19, una afección que se conoce como Covid persistente o ‘Long Covid’. La Organización Mundial de la Salud considera que se trata de Covid persistente cuando sigue habiendo síntomas 3 meses después del inicio de la enfermedad, que duran al menos 2 meses y no se pueden explicar con un diagnóstico alternativo.

Los síntomas comunes incluyen fatiga, dificultad para respirar y disfunción cognitiva, pero también otros y generalmente tienen un impacto en la vida diaria. Los síntomas pueden aparecer de nuevo después de la recuperación inicial de un episodio agudo de Covid-19 o persistir desde la enfermedad inicial. Los síntomas también pueden fluctuar o recaer con el tiempo.

Existen tres hipótesis principales de por qué se produce el Covid persistente: que el virus se mantiene en el organismo, originando una infección latente o crónica; que la infección desencadena una tormenta inflamatoria, generando una respuesta inmunitaria inflamatoria tardía; y que se producen autoanticuerpos, alterando la función inmunológica.

Para pacientes con Covid persistente, la persistencia de ARN y/o proteínas virales en el organismo es una de las hipótesis más discutidas. Hasta el momento, la literatura ha documentado la persistencia del ARN viral en ranuras olfativas, secciones de tejido digestivo, cerebro y persistencia de proteínas virales en monocitos.

Teniendo en cuenta que los perros pueden ser entrenados para detectar con su olfato un gran número de sustancias diferentes tanto de origen biológico (olores vegetales, animales o humanos) como no biológico (productos químicos o tecnológicos) la Escuela Nacional de Veterinaria de Alfort (EnvA) ha entrenado con éxito perros para detectar SARS-CoV-2 en el sudor humano, mediante la detección de compuestos orgánicos volátiles (COV) en pacientes infectados.

Por tanto, ahora han considerado “de gran interés científico” evaluar si los perros pueden identificar la presencia de SARS-CoV-2 en pacientes con Covid persistente, como lo hacen en la fase inicial de la enfermedad.

Para llevar a cabo el estudio, se tomó una muestra de sudor axilar de pacientes con Covid persistente (45 en total) que no habían necesitado de cuidados intensivos durante la fase aguda y de individuos asintomáticos negativos para Covid-19 como control (188).

De los pacientes incluidos, 11 contaban con al menos una serología positiva a SARS-CoV-2 antes de cualquier vacunación, 29 tenían una serología SARS-CoV-2 negativa, no presentando anticuerpos, y 5 no tenían resultado de serología.

Tras ser olfateadas por los perros, 23 muestras de Covid (51,1%) fueron discriminadas de forma positiva, y esto no ocurrió con ninguna de las muestras de control. No hubo diferencia significativa en la tasa de discriminación positiva entre sujetos con serología SARS-CoV-2 positiva y aquellos con serología negativa.

LOS PERROS DETECTAN SARS-COV-2 EN PACIENTES CON SEROLOGÍA NEGATIVA

Para los autores, el hallazgo de que los perros entrenados pueden detectar con el sudor a los pacientes con Covid persistente corrobora los estudios de persistencia de ARN y/o antígenos de SARS-CoV-2.

Y es que insisten que hasta la fecha no se ha demostrado si en estos pacientes sigue existiendo un virus replicativo. “Esta prueba de detección canina, con detección de COV, respalda la hipótesis de que el virus todavía se está replicando activamente. De hecho, la naturaleza de estos COV está siendo identificada actualmente por varios laboratorios internacionales en diferentes países”, aseguran.

“Estos resultados refuerzan la hipótesis de una persistencia de los antígenos de SARS-CoV-2 al menos para algunos pacientes con Covid persistente, posiblemente con el virus replicándose activamente. También muestra la limitada utilidad de las pruebas serológicas de SARS-CoV-2”, apuntan.

Los investigadores defienden que sus resultados plantean la posibilidad de futuras opciones terapéuticas y llaman a realizar ensayos a largo plazo de tratamientos antivirales contra el Covid-19.

Además, con una mejor caracterización de los COV detectados, una mejora de los métodos de muestreo de olores y el desarrollo de instrumentos en el punto de atención, esta detección por parte de los perros también podría ayudar a implementar pruebas basadas en olores para otros patógenos humanos importantes.

VOLVER ARRIBA