JUEVES, 28 de mayo 2020, actualizado a las 21:09

JUE, 28/5/2020 | 21:09

ANIMALADAS

Nuestra adicción a los móviles puede generar depresión a los perros

El veterinario Iain Booth considera que el tiempo que pasamos utilizando el móvil hace que prestemos menos atención a las necesidades que demanda nuestro perro, haciendo que el animal pueda experimentar depresión y problemas de comportamiento

Nuestra adicción a los móviles puede generar depresión a los perros

Nuestra adicción a los móviles puede generar depresión a los perros

El veterinario Iain Booth considera que el tiempo que pasamos utilizando el móvil hace que prestemos menos atención a las necesidades que demanda nuestro perro, haciendo que el animal pueda experimentar depresión y problemas de comportamiento

Javier López Villajos - 23-10-2018 - 14:00 H

Que la adicción al móvil es un hecho de nuestro tiempo no es algo que sorprenda. Sin embargo, hasta ahora, no nos habíamos planteado cómo esta tendencia podría afectar a las mascotas. Y es que, según Iain Booth, veterinario y fundador de VetUK, una empresa que suministra productos para el cuidado de las mascotas, pasar demasiado tiempo enganchado al móvil no sólo perjudica al vínculo emocional entre el propietario y el perro sino que hace que el animal pueda sufrir depresión y otros trastornos relativos al comportamiento, según recoge el diario Metro de Reino Unido.

"Somos una nación obsesionada con nuestros teléfonos móviles", opina Booth, señalando que esta dependencia a los gadgets pone en peligro las relaciones que tenemos con nuestras mascotas, especialmente con los perros ya que éstos son “animales sociales que buscan en el ser humano un guía para ser liderados y sentirse tranquilos”.

NECESIDAD DE ATENCIÓN

Booth detalla que el propietario de un perro se encarga de educar, alimentar y pasear al animal pero si está permanentemente conectado al móvil, el vínculo que tiene con el perro se rompe y “el animal requiere de una constante retroalimentación e interacción”.

Un estudio ya afirmó la capacidad que tienen los perros de comprender el significado de las palabras con el objetivo de complacer a su dueño. Es por ello que “si el animal pide atención y no la recibe, terminará confundido y angustiado”, apunta Booth, indicando también que este hecho supondrá que el perro tenga más probabilidades de desarrollar una serie de problemas de comportamiento. De esta forma, en algunos casos el animal esperará pacientemente pero “en otras ocasiones el perro aprovechará la distracción de su propietario para causar destrozos en el hogar con tal de llamar su atención”.

Con todo, Booth advierte que, “de no interactuar con el perro, éste comenzará a relacionarse con otras personas o perros”, desaconsejando regañar al animal en caso de portarse mal ya que esto sólo lograría provocar un mayor distanciamiento en la relación que hay entre el propietario y el perro.

LA DEPRESIÓN EN LOS PERROS

Por todas estas razones, el perro puede llegar a sufrir una depresión, "visible a través de síntomas como la falta de apetito, la letargia, el hecho de que el animal evite o se esconda de su dueño, además de lamerse excesivamente para calmarse", enumera Booth, quien declara que, en algunos casos, “los perros llegan a necesitar tomar medicación durante el resto de su vida”.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.