SÁBADO, 3 de diciembre 2022, actualizado a las 9:52

SÁB, 3/12/2022 | 9:52

ANIMALADAS

¿Qué mascotas prefieren tener los veterinarios?

Una encuesta de la Asociación Británica de Veterinarios revela que el 81% de los veterinarios tiene al menos una mascota en casa

Los perros son los animales más populares como mascotas entre los veterinarios.
Los perros son los animales más populares como mascotas entre los veterinarios.

¿Qué mascotas prefieren tener los veterinarios?

Una encuesta de la Asociación Británica de Veterinarios revela que el 81% de los veterinarios tiene al menos una mascota en casa

Redacción - 31-03-2022 - 12:51 H - min.

Para iniciar el Mes Nacional de las Mascotas del Reino Unido, la Asociación Británica de Veterinarios (BVA) está animando a los profesionales veterinarios a compartir fotos e historias de las mascotas que les inspiraron a convertirse en veterinarios, que hicieron que su infancia fuera especial o que les ayudaron a ser mejores veterinarios.

La asociación asegura que los veterinarios aman a los animales, por lo que quizás no sea una sorpresa que una encuesta de la BVA haya revelado que no sólo la mayoría de los veterinarios (81%) tienen al menos una mascota en su casa, sino que más de la mitad (56%) tienen más de una mascota.

Los veterinarios que ejercen la práctica clínica son más propensos que la media a tener una mascota, ya que el 86% posee animales, en comparación con el 68% de los que no ejercen la práctica clínica. También es alentador observar que más de dos tercios de los veterinarios afirman que todas o algunas de sus mascotas proceden de la acogida de animales abandonados o vagabundos.

LOS PERROS LOS MÁS POPULARES

Los perros encabezan la lista de las mascotas más populares para los veterinarios, ya que el 55% de ellos tienen compañeros caninos y casi una cuarta parte (24%) posee más de un perro. Las estadísticas también muestran que los veterinarios que ejercen en el sector equino (73%), en el sector comercial e industrial (70%) y en el sector mixto (69%) son más propensos que la media a tener un perro.

La presidenta de la BVA, Justine Shotton, siempre ha sido una amante de los perros. Así, sostiene que de niña paraba a la gente por la calle para pedirles  acariciar a los perros hasta que consiguió tenerlos en casa. "Tenía un vínculo muy fuerte con los perros de mi infancia, especialmente con Tora. Los llevábamos a exposiciones caninas para divertirnos y Tora incluso llegó a participar en Crufts. Construía circuitos de agilidad con muebles de jardín y hacíamos carreras”, señala.

"Vivieron vidas largas y felices y fueron los perros que completaron nuestra familia, que me ayudaron a decidirme a ser veterinaria y, en ese sentido, fueron los perros que cambiaron mi vida. Me ayudaron en la escuela, en la facultad de veterinaria y en todos los retos y altibajos de ese periodo de mi vida y siempre ocuparán un lugar especial en mi corazón", concluye Shotton.

EL 48% DE VETERINARIOS PREFIERE A LOS FELINOS COMO MASCOTA

No obstante, los perros no son las únicas mascotas queridas por los veterinarios. Casi la mitad de los veterinarios (48%) tiene un gato, mientras que uno de cada ocho tiene un caballo (13%). Alrededor de uno de cada diez veterinarios tiene peces o pájaros, el 7% posee pequeños mamíferos como cobayas y hámsters, el 3% tiene conejos y uno de cada veinte (5%) tiene reptiles o invertebrados.  Además, un pequeño número de encuestados dijo tener vacas, ovejas, pollos, cabras, cerdos, abejas, alpacas y hurones.

Cuando el vicepresidente junior de la BVA, Malcolm Morley, y su hermano Simon pudieron tener cobayas cuando eran niños, fue el comienzo de un amor de por vida por los pequeños herbívoros y una de las razones que le inspiró para convertirse en veterinario.

"Tener cobayas de pequeño despertó mi interés por ser veterinario. Tuvimos que aprender a cuidarlos, a conocer sus necesidades alimentarias y de bienestar y también a cuidar de sus crías cuando llegaban. Me gustaba tanto tenerlos que cuando mis propios hijos dijeron que querían tener mascotas, fue una decisión fácil acoger más cobayas en nuestra familia”, apunta.

Por último, Shotton explica que "como veterinaria, cuando cuidas de la querida mascota de alguien, si has tenido tus propios animales, es fácil empatizar con ellos, ya que es probable que tú misma hayas sido la propietaria preocupada una o dos veces cuando tu propia mascota estaba mal".

 

VOLVER ARRIBA