MIÉRCOLES, 28 de septiembre 2022, actualizado a las 21:02

MIÉ, 28/9/2022 | 21:02

ANIMALADAS

Más de 30 personas afectadas por un nuevo virus de posible origen animal en China

Un nuevo estudio advierte de la detección de un henipavirus zoonósicos en pacientes febriles, cuyo reservorio natural podrían ser las musarañas

Los pacientes infectados con el nuevo virus presentaban síntomas como fiebre, fatiga, tos y anorexia.
Los pacientes infectados con el nuevo virus presentaban síntomas como fiebre, fatiga, tos y anorexia.

Más de 30 personas afectadas por un nuevo virus de posible origen animal en China

Un nuevo estudio advierte de la detección de un henipavirus zoonósicos en pacientes febriles, cuyo reservorio natural podrían ser las musarañas

Redacción - 09-08-2022 - 14:23 H - min.

La prestigiosa revista médica The New England Journal of Medicine ha publicado un artículo científico en el que se advierte de la detección de un posible henipavirus zoonósico en pacientes febriles en China.

Los investigadores del estudio, procedentes de diferentes instituciones médicas de China señalan que, aunque sabe que el virus Hendra y el virus Nipah, que pertenecen al género henipavirus en la familia Paramyxoviridae, infectan a los humanos y causan enfermedades mortales, se han detectado otros henipavirus relacionados en murciélagos, roedores y musarañas.

En este sentido, indican que durante la vigilancia centinela de pacientes febriles con un historial reciente de exposición a animales en el este de China, se identificó un henipavirus filogenéticamente distinto, llamado Langya henipavirus (LayV), en una muestra de frotis faríngeo de un paciente por medio de análisis metagenómico y aislamiento.

“El genoma de LayV está compuesto por 18.402 nucleótidos con una organización genómica idéntica a la de otros henipavirus” señalan y apuntan que LayV está más relacionado filogenéticamente con el henipavirus de Mojiang, que se descubrió en el sur de China.

La investigación posterior identificó a 35 pacientes con infección aguda por LayV en las provincias chinas de Shandong y Henan, entre los cuales 26 estaban infectados solo con LayV (no había otros patógenos presentes).

Estos 26 pacientes presentaron fiebre (100% de los pacientes), fatiga (54%), tos (50%), anorexia (50%), mialgia (46%), náuseas (38%), dolor de cabeza (35%), y vómitos (35%), acompañados de anomalías de trombocitopenia (35%), leucopenia (54%) y deterioro de la función hepática (35%) y renal (8%).

Una encuesta serológica de animales domésticos detectó seropositividad en cabras (2%) y perros (5%). Entre las 25 especies de pequeños animales salvajes encuestadas, el ARN de LayV se detectó predominantemente en musarañas (27%), un hallazgo que sugiere que la musaraña puede ser un reservorio natural de LayV.

Los investigadores sugieren que, con los resultados que han obtenido, LayV fue la causa de la enfermedad febril. No obstante, advierten que su estudio no cumple con los postulados de Koch —criterios que fueron diseñados para establecer la relación causal entre agentes patógenos, mayormente microbios, y las enfermedades—.

“Aunque se ha informado la transmisión de persona a persona del virus Nipah no encontramos una agregación espacial o temporal obvia de casos humanos o los haplotipos asignados sobre la base de tres polimorfismos comunes de un solo nucleótido”, señalan.

Además, añaden que “no hubo contacto cercano o antecedentes de exposición común entre los pacientes, lo que sugiere que la infección en la población humana puede ser esporádica”.

“El rastreo de contactos de 9 pacientes con 15 familiares de contacto cercano no reveló transmisión de LayV por contacto cercano, pero el tamaño de nuestra muestra fue demasiado pequeño para determinar el estado de la transmisión de persona a persona para LayV. Se debe evaluar la posible reacción cruzada con el virus Mojiang para mejorar las pruebas serológicas”, remarcan.

Por último, subrayan que el hallazgo de un henipavirus recientemente identificado de probable origen animal asociado con una enfermedad febril en humanos “justifica una mayor investigación para comprender mejor la enfermedad humana asociada”.

VOLVER ARRIBA