LUNES, 6 de abril 2020, actualizado a las 0:28

LUN, 6/4/2020 | 0:28

ANIMALADAS

Los perros soldado de Estados Unidos fueron maltratados por el Ejército

Un informe revela que los canes detectores de bombas no fueron tratados correctamente cuando terminaron su misión en la guerra. Además, tampoco se permitió a los soldados poderles adoptar, si querían, cuando tienen derecho

GALERIA

Los perros soldado de Estados Unidos fueron maltratados por el Ejército

Un informe revela que los canes detectores de bombas no fueron tratados correctamente cuando terminaron su misión en la guerra. Además, tampoco se permitió a los soldados poderles adoptar, si querían, cuando tienen derecho

Isabel Gómez - 07-03-2018 - 14:00 H

El Ejercito de los Estados Unidos ha admitido que no ha sabido manejar bien la situación de los perros detectores de bombas, según un informe publicado por el Departamento de Defensa y según ha recogido Reuters. Los canes han tenido falta de cuidados y atención, y hasta algunos pudieron haber sido sacrificados.

El Inspector General admitió que los perros soldado que estaban de servicio en Afganistán y que trabajaban con los equipos de combate de la brigada para detectar bombas, fueron maltratados al regresar a los Estados Unidos. Reuters pudo acceder a un comunicado realizado por el portavoz del ejército, el comandante Christopher Ophardt, en el que dijo que “el ejército está de acuerdo con el informe de la DODIG (Oficina del Inspector General de Defensa, en inglés) y está cumpliendo con sus recomendaciones”.

Una vez que los perros vienen del frente pueden ser adoptados o recolocados en otros departamentos del ejército o en otras agencias gubernamentales, pero el informe admite que algunos canes se pasaron hasta 11 meses en las perreras, periodo más largo de lo que está permitido.

Además, también se explica en relación a los perros que fueron adoptados, que se no comprobó si eran compatibles con las familias que les acogieron. Algunos perros con "tendencia a morder" fueron dados a familias con niños y otros llegaron a familias que carecían de la capacidad y recursos suficientes para cuidarlos. A los soldados tampoco se les dijo que podían adoptar los perros con los que habían trabajado, si quisieran, ya que tienen derecho de hacerlo.

Las recomendaciones que se manejan para que casos así no vuelvan a suceder, son una planificación temprana de la jubilación del can, una previa selección de las familias que quieran adoptar a los perros y también, se pide un mejor registro de los canes que den servicio al Ejército.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.