MARTES, 17 de mayo 2022, actualizado a las 15:16

MAR, 17/5/2022 | 15:16

ANIMALADAS

La justicia da la razón a una veterinaria acusada de maltrato por una asociación animalista

La justicia ha fallado a favor de una clínica veterinaria de Cantabria donde se practicó la eutanasia a un perro, al considerar que el informe pericial presentado por una asociación de derecho animal estaba lleno de irregularidades

La Audiencia Provincial de Cantabria ratifica la resolución que determinó la inexistencia de maltrato animal de una veterinaria que practicó eutanasia a un perro.
La Audiencia Provincial de Cantabria ratifica la resolución que determinó la inexistencia de maltrato animal de una veterinaria que practicó eutanasia a un perro.

La justicia da la razón a una veterinaria acusada de maltrato por una asociación animalista

La justicia ha fallado a favor de una clínica veterinaria de Cantabria donde se practicó la eutanasia a un perro, al considerar que el informe pericial presentado por una asociación de derecho animal estaba lleno de irregularidades

Redacción - 24-01-2022 - 10:15 H - min.

La Audiencia Provincial de Cantabria ratifica la resolución que determinó la inexistencia de maltrato animal de una veterinaria y de abandono por parte de la propietaria de un perro de Cantabria al que se le practicó la eutanasia debido a su mal estado de salud.

Ante las pruebas presentadas, la Sección Tercera rechaza el recurso presentado por la Federación de Asociaciones de Derecho Animal (FADAN) y, de esta manera, confirma el auto anterior, de diciembre de 2020, emitido por el Juzgado de instrucción nº1 de Laredo.

Los hechos se remontan a principios de 2020 cuando el perro, de nombre Oso, tras ser encontrado en el pueblo de Limpias, fue llevado por un representante de la FADAN a la clínica veterinaria de Rodríguez Comte porque se encontraba en mal estado.

Una vez allí, se avisó a la propietaria del perro, que lo estaba buscando desde hacía días. La propietaria, al comprobar su estado de salud, solicitó la eutanasia para evitar su sufrimiento. La veterinaria accedió a practicarla.

Fue entonces cuando la FADAN presentó una querella contra la propietaria de Oso y la veterinaria, lo que podría haber supuesto una pena de cárcel para ella, aunque el Juzgado de Laredo archivó la acusación. Sin embargo, la FADAN recurrió en base al presunto dictamen pericial elaborado por una veterinaria colegiada en Madrid, que en ningún momento se trasladó hasta Cantabria para valorar personalmente al animal, sino que utilizó la información proporcionada directamente por la propia FADAN, sin cerciorarse de las circunstancias del asunto y del modo que precisa la elaboración de un adecuado informe pericial.

Ante estos hechos, la Comisión Clínica del Colegio de Veterinarios de Cantabria, formada por un comité de expertos, emitió un informe que presentó al juzgado dando cuenta de los fallos de dicho informe. En este sentido, el escrito de la Audiencia Provincial señala que “a la vista del contundente informe emitido por el Ilustre Colegio Oficial de Veterinarios de Cantabria, obrante en la causa, no solo desautoriza, sino que constata una larga lista de irregularidades cometidas durante la emisión del dictamen”.

El escrito es contundente en sus conclusiones y señala que de ningún modo se acredita la existencia de maltrato doloso al perro Oso por parte de la veterinaria denunciada, ni tampoco de abandono por parte de la propietaria del animal. Y añade que se pretende criminalizar su conducta “en base a sospechas huérfanas de toda prueba”.

A pesar de todo lo anterior, las acusaciones y ataques contra la Clínica Veterinaria siguen mostrándose en Google. "Estos casos de descalificaciones profesionales en redes sociales e internet, incluyendo manifestaciones no veraces o expresiones injuriosas o vejatorias son cada vez más frecuentes en el ámbito de la profesión veterinaria", asegura el Colegio.

Eso sí, recuerda que ya hay sentencias que respaldan a los profesionales que se sienten amenazados en este tipo de medios. Sin ir más lejos, el Colegio de Veterinarios de Cantabria consiguió recientemente una sentencia pionera en la profesión veterinaria de la región que considera que el acoso sufrido en redes sociales e Internet es una intromisión en el derecho al honor y condenó a una indemnización de más de 34.000 euros al autor de las mismas.

VOLVER ARRIBA