VIERNES, 24 de mayo 2019, actualizado a la 1:06

VIE, 24/5/2019 | 1:06

ANIMALADAS

Juego de Tronos dispara el abandono de razas parecidas a lobos

La serie de televisión Juego de Tronos ha provocado que muchas personas adopten razas, como el husky siberiano, por el parecido que tienen con los lobos gigantes que aparecen en la ficción televisiva sin tener en cuenta su personalidad

GALERIA
Fantasma, uno de los lobos gigantes de la casa Stark que aparecen en Juego de Tronos.

Juego de Tronos dispara el abandono de razas parecidas a lobos

La serie de televisión Juego de Tronos ha provocado que muchas personas adopten razas, como el husky siberiano, por el parecido que tienen con los lobos gigantes que aparecen en la ficción televisiva sin tener en cuenta su personalidad

Francisco Ramón López - 07-05-2019 - 14:18 H

Juego de Tronos es una exitosa serie de televisión de la cadena por cable estadounidense HBO que cuenta la historia de distintas casas nobiliarias en un mundo de fantasía con inspiración medieval. Una de las casas más famosas es la de los Stark, cuyo estandarte es el de un lobo gigante, que poseen algunos de los personajes más queridos.

Ahora, con motivo del inicio de la última temporada de la serie, la asociación de acogida de animales Dog Trust ha pedido que no se adopten razas parecidas a esos lobos si no se está absolutamente convencido, pues esta moda ha disparado el número de ejemplares de razas como el husky siberiano en sus 21 refugios.

La organización benéfica, que encuentra hogar a aproximadamente 15.000 perros cada año, asegura que desde la primera aparición de la serie en las pantallas, se ha venido creando un problema con el número de perros con parecido a lobos que llegan a sus centros cada vez en mayor número.

De hecho, apuntan que en 2010, un año antes de que se emitiera la primera temporada de la serie, solo había en sus instalaciones 79 perros de las especies alaskan malamute, husky siberiano y akita inu, muy similares al lobo, en comparación con los 411 que llegaron a sus refugios solo en 2018, un aumento del 420%.

Además, sostienen que esto no se debe a que haya aumentado el abandono de razas grandes, pues la presencia de otras variedades de perros grandes como los rottweilers, pastores alemanes y bracos de Weimar en sus instalaciones ha disminuido en un 22%.

El director de operaciones de la entidad, Adam Clowes, recuerda que "un perro es para toda la vida, no solo la duración de una serie de televisión” y apunta que, aunque son razas “hermosas, grande y poderosas, además de compañeros leales” fueron criados originalmente para realizar intensos ejercicios físicos como el arrastre de trineos o la caza, por lo que necesitan mucha estimulación física y mental todos los días “y no todos los propietarios pueden proporcionar eso”.

"Los perros de todas las formas, tamaños y edades pueden traer alegría a nuestras vidas, pero recomendamos a todos que hagan una investigación antes de adoptar a un perro para que no se arriesguen a encontrarse en la posición desgarradora de tener que renunciar a ellos”, insiste.

Asimismo, señala que, aunque estas razas parecidas a lobos solo representan un pequeño porcentaje de los perros que acoge Dogs Trust no se puede negar que ha habido un aumento considerable: del 1% en 2011 se elevó al 4% en 2018. “Detrás de cada una de estas estadísticas hay un perro que no tendrá un hogar permanente”, lamenta Clowes, que asegura que en estos momentos hay en sus instalaciones 28 akitas, malamutes y huskies esperando a ser adoptados.

“Nos encanta cuidar de estos perros y los dueños han hecho lo correcto al traerlos para que podamos encontrarles un hogar. Sin embargo, tememos que con el final de la serie esta tendencia se acentúe aún más”, advierte.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.