LUNES, 26 de septiembre 2022, actualizado a las 12:40

LUN, 26/9/2022 | 12:40

ANIMALADAS

Investigan a la veterinaria de un ayuntamiento por no incautar a un perro enfermo y desnutrido

La Guardia Civil está investigando a la veterinaria de un ayuntamiento de la isla de Gran Canaria por omisión al no incautar a un perro desnutrido con artrosis, atrofia muscular, filariosis y dermatitis

Imagen del estado de salud del perro.
Imagen del estado de salud del perro.

Investigan a la veterinaria de un ayuntamiento por no incautar a un perro enfermo y desnutrido

La Guardia Civil está investigando a la veterinaria de un ayuntamiento de la isla de Gran Canaria por omisión al no incautar a un perro desnutrido con artrosis, atrofia muscular, filariosis y dermatitis

Redacción - 13-09-2022 - 11:06 H - min.

La Patrulla del Seprona de la Guardia Civil del municipio de Vecindario, en Gran Canaria, investigó el pasado mes de agosto a dos personas por la tenencia de un perro en un domicilio privado en estado precario. El can presentaba extrema delgadez severa y probablemente afectado de filariosis, según la manifestación de varios facultativos de veterinarios.

La investigación la inició el Seprona fruto de la colaboración ciudadana y de una protectora en la que comunicaban las pésimas condiciones físicas de un perro que una ciudadana se había encontrado por la calle en Tasarte, municipio de la Aldea de San Nicolás, que motivó la inspección de los agentes.

Ante las pésimas condiciones que se encontró el animal y a la vista que nadie en el pueblo de Tasarte respondía como su propietario, tras haber pedido ayuda en redes sociales para identificarlo, fue llevado a una clínica veterinaria de la localidad de San Bartolomé de Tirajana para hacer una evaluación del estado del animal, ya que el mismo presentaba síntomas de estar desnutrido por su mal estado físico.

La veterinaria, tras la realización de diferentes pruebas, constató que el perro presentaba graves signos de desnutrición y pésimas condiciones higiénicas sanitarias y le diagnosticó artrosis en la cadera y atrofia muscular, desnutrición severa, filariosis y dermatitis.

Por ello, a la vista del anuncio en redes sociales, se pudo identificar a la propietaria del perro que se personó en el Centro Veterinario y comunicó que era de su padre y que ella se hizo cargo del mismo porque su padre tenía una enfermedad.

Además, la veterinaria constató que la responsable del can no poseía cartilla sanitaria, ni microchip, ni vacunas, tampoco la vacuna obligatoria de la rabia.

LA PROPIETARIA ALEGÓ QUE SU ESTADO SE DEBÍA A SU AVANZADA EDAD

La responsable indicó a la protectora que el perro no se encontraba en malas condiciones y que su estado se debía a su avanzada edad, lo que motivaba, según la tutora, su delgadez y no porque el animal se encontrara amarrado con una cadena que no tenía la longitud suficiente para que el can se pudiera mover con un mínimo de libertad, teniendo las orinas y excrementos sin limpiar. Además, defendió que los 20 ml de pienso que le proporcionaba eran suficientes.

La protectora, viendo su buena fe le devolvió el animal, acordando poder verlo. Sin embargo, transcurrido un tiempo, la protectora no recibió ninguna información sobre el perro, por lo que decididió denunciarlo ante el Seprona.

Los agentes se personaron en el domicilio donde residía la propietaria del animal, al objeto de ver el estado del animal. Para ello solicitó la presencia de la veterinaria oficial del Ayuntamiento correspondiente.

Una vez en el lugar se observó cómo se trataba de un perro de raza Labrador Retriever o mestizo. Junto a la veterinaria, constataron que el can presentaba una desnutrición severa (delgadez extrema), así como varias heridas en la columna y en ambas orejas, comprobando que al andar perdía equilibrio en los miembros posterior, supuestamente por carecer de musculatura suficiente.

Cuando el Seprona identificó a la persona responsable del animal, esta no pudo documentar ni acreditar ningún tratamiento veterinario preceptivo ni los cuidados más básicos para garantizar su vida y su salud, argumentando que los entregaría en sede judicial.

Por parte de la veterinaria oficial, la Guardia Civil señala que ésta no tomo la decisión de incautarle el animal a pesar del estado pésimo que presentaba éste, es por ello que se procedió a investigar a la veterinaria por omisión.

Por estos hechos se procedió a la investigación dos personas, como presuntos autores de un delito maltrato animal, siendo las Diligencias puestas a disposición del Juzgado de Guardia de Santa María de Guía, así como de la Fiscalía Provincial de Medio Ambiente de Las Palmas.

VOLVER ARRIBA