MARTES, 28 de mayo 2024

MAR, 28/5/2024

ANIMALADAS

Investigados dos veterinarios y el propietario de un comercio por venta ilegal de medicamentos

Los medicamentos eran vendidos en el establecimiento de manera irregular a los clientes, sin necesidad de presentar recetas veterinarias y no existiendo control sanitario alguno

La Guardia Civil investigó a tres personas por la venta ilegal de medicamentos veterinarios en Gran Canaria.
La Guardia Civil investigó a tres personas por la venta ilegal de medicamentos veterinarios en Gran Canaria.

Investigados dos veterinarios y el propietario de un comercio por venta ilegal de medicamentos

Los medicamentos eran vendidos en el establecimiento de manera irregular a los clientes, sin necesidad de presentar recetas veterinarias y no existiendo control sanitario alguno

Redacción - 23-10-2023 - 08:52 H - min.

La Guardia Civil en Gran Canaria ha procedido a la investigación de tres personas de edades comprendidas entre los 25 y 63 años como presuntos autores de un delito de falsificación de documentos oficiales, así como a la denuncia a una cuarta persona y dos establecimientos comerciales, por la compraventa de medicamentos veterinarios sin presentar las recetas obligatorias para su compra en una tienda de animales del municipio de Arucas.

La Guardia Civil inició la investigación el pasado 17 de abril, cuando el Seprona de Santa María de Guía recibió una denuncia presentada por el Colegio Oficial de Veterinarios de Las Palmas en la que se ponía en conocimiento la venta de manera irregular de medicamentos veterinarios sujetos a prescripción veterinaria, siendo necesaria la receta para su venta.

En la propia denuncia se indicaba que los hechos venían sucediendo desde el año 2017 y la ocurrencia de este ilícito se venía desarrollando en una tienda de animales que se encontraba ubicada en el municipio de Arucas.

Durante las inspecciones realizadas en el establecimiento los días 28 de abril y 4 de mayo, el Seprona halló efectivamente diversos medicamentos sujetos a prescripción veterinaria bajo el mostrador, dispuestos para su venta. Varios de estos medicamentos presentaban los envases abiertos faltando parte del contenido, pues estaban siendo vendidos por unidades sueltas según las necesidades de los clientes.

Así, se pudo constatar que los medicamentos estaban siendo vendidos sin la preceptiva receta veterinaria, no llevando ningún tipo de control sobre la venta de éstos.

Del mismo modo, también se pudo comprobar que el comercio carecía de autorización emitida por parte de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación del Gobierno de Canarias para la venta de medicamentos veterinarios sujetos a prescripción veterinaria, motivo por el cual se procedió a cursar denuncia administrativa por los hechos acontecidos.

ACTUACIONES POSTERIORES A LA INSPECCIÓN REALIZADA EN EL ESTABLECIMIENTO

A raíz de las irregularidades constatadas en la inspección, el Seprona continuó recabando pesquisas con el fin de determinar de qué forma se obtenían los medicamentos sujetos a prescripción veterinaria que luego eran vendidos en el comercio infractor.

Fruto del desarrollo de la investigación y todas las pesquisas recabadas, se identificó a un primer veterinario, el cual mantenía una relación de amistad con el propietario de la tienda, llegando a facilitarle sus datos profesionales con los que el investigado pudo registrarse en un comercio especializado en la venta de productos veterinarios. De esta forma, el propietario de la tienda podía comprar medicamentos sujetos a prescripción veterinaria sin presentar recetas para su dispensa.

De esta manera, el propietario de la tienda aprovechaba la amistad con el veterinario para hacer uso de sus datos y así beneficiarse de la condición del mismo, permitiéndole la compra de medicamentos veterinarios sujetos a prescripción veterinaria sin presentar receta, que posteriormente revendía en su tienda sin ningún tipo de control a los clientes.

Como continuación de la investigación del comercio dispensador de productos veterinarios, se comprobó que éste no realizaba un control eficiente sobre el registro de sus clientes, facilitando la ausencia de control la inscripción fraudulenta del propietario de la tienda de animales.

Como se comentaba, el investigado aportaba datos profesionales de su amigo veterinario, no solicitando el centro dispensador de productos veterinarios por su parte al comprador ningún tipo de documento oficial para certificar su condición profesional, cometiendo así una irregularidad, e infracciones administrativas por las cuales fue sancionado ante la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación del Gobierno de Canarias.

Ante las irregularidades cometidas por el propietario de la tienda de animales objeto de la primera inspección, este aportó varias recetas con el fin de intentar justificar la tenencia de los medicamentos veterinarios hallados en su tienda, pero las recetas presentaban una fecha anterior al día de la inspección realizada por el Seprona, lo que hizo sospechar a los agentes aún más, ya que el día de la inspección carecía de recetas al respecto.

Los agentes actuantes determinaron que las todas las recetas presentadas fueron confeccionadas días después de la inspección realizada, con fechas anteriores al día de la inspección. De esta forma se trataba de justificar la tenencia de los medicamentos por parte del investigado.

Por estos hechos se procedió a la investigación tanto de los dos veterinarios implicados como del propietario del establecimiento como presuntos autores de un delito de Falsificación de Documentos Oficiales quedando las Diligencias a disposición del Juzgado de Instrucción de Arucas.

VOLVER ARRIBA