VIERNES, 21 de junio 2024

VIE, 21/6/2024

ANIMALADAS

Investigadores españoles revelan que el extracto de cuerna de ciervo en crecimiento es un anticancerígeno general

La investigación, realizada en varios tipos de cáncer, desvela que tampoco tiene efectos secundarios

El extracto de cuerna en crecimiento tiene potentes efectos directos en todas las líneas celulares de todos los tumores estudiados.
El extracto de cuerna en crecimiento tiene potentes efectos directos en todas las líneas celulares de todos los tumores estudiados.

Investigadores españoles revelan que el extracto de cuerna de ciervo en crecimiento es un anticancerígeno general

La investigación, realizada en varios tipos de cáncer, desvela que tampoco tiene efectos secundarios

Redacción - 21-05-2024 - 13:08 H - min.

El profesor de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) Tomás Landete, junto a la investigadora de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) Carmen Ramírez y el investigador de la Universidad L’Aquila, en Italia, Claudio Festuccia, ha demostrado que el extracto de cuerna en crecimiento tiene potentes efectos directos en todas las líneas celulares de todos los tumores estudiados: glioblastoma (tumor cerebral), cáncer de colon, mama y leucemia.

El trabajo, publicado en la revista Pharmaceutics, también incluye un estudio en ratones con glioblastoma humano. “Un tratamiento de 28 días redujo el peso del tumor un 61-66% y el remanente mostraba necrosis generalizada”, refleja el estudio.

Tal y como explica el doctor Landete, “la sorprendente capacidad anticancerígena de la cuerna de ciervo en crecimiento (DVA) se debe a que tiene el crecimiento más rápido de cualquier tejido animal —de uno a cuatro centímetros al día—, lo que se basa en protooncogenes (similares a los oncogenes del cáncer). El peligro de derivar en un tumor ha evolucionado mecanismos anticancerígenos tan potentes que el DVA es efectivo en cultivos de tumores humanos”, a la vez que añade que hasta el momento hay pocos estudios.

Sin embargo, puntualiza, este es el primer estudio amplio que utiliza la misma metodología en cultivos celulares de distintos tipos de tumores y, además, en un estudio en ratones. Como remarca el investigador Louis Chonco, “los estudios en cultivos celulares muestran los efectos directos del DVA en las células”.

“Al realizar un estudio con glioblastoma en ratones, que es un tipo de estudio más complicado, no solo podemos ver cómo se modula el efecto anticancerígeno en el cuerpo, sino que podemos estudiar como interacciona el extracto con el sistema inmunitario, algunas de cuyas células atacan el cáncer, pero otras promueven la tolerancia del sistema inmunitario al tumor”, recalca.

El estudio, financiado por la Asociación Española Contra el Cáncer, cuenta también con el doctorado de la UCLM Nicolás Alegría, quien indica los resultados que obtuvo en cultivos celulares.

“Probamos el DVA en cuatro líneas de cáncer colorrectal, tres de cáncer de mama y, en colaboración con el grupo de L’Aquila, en glioblastoma y leucemia. Algunas son de crecimiento rápido, otras lento; algunas son sensibles a la quimioterapia y derivan de un tumor primario (primera aparición), otras son quimio-resistentes y derivan de un tumor secundario”, señala.

En este sentido, el DVA fue efectivo en todas las líneas con un promedio de mortalidad del 20-40%, que, salvo algún caso puntual, no afectó a las células sanas. Además, redujo la movilidad (una estimación de la capacidad de metástasis) de todas ellas.

El efecto que se describe como más impactante se encontró en el experimento con ratones con glioblastoma humano (injertado bajo la piel), como subraya Landete, “en colaboración con el grupo del doctor Festuccia, administramos el DVA inyectado o vía oral”.

“Contrariamente a lo que pensaba, a pesar de digerirse por vía oral, el DVA fue casi tan efectivo como inyectado, reduciendo el peso del tumor un 61% frente al 66% intraperitoneal, esto es importante porque una futura medicina basada en una proteína o biomolécula del DVA podría suministrarse en pastillas”, apunta.

EL TUMOR SE MUERE

Otra parte importante de los resultados provino del examen histológico y de la expresión génica, realizado por la doctora Ramírez, quien indica que “el resto que queda del tumor muestra necrosis licuefactiva, es decir, se muere”.

Algo que se comprobó tanto en las células del tumor como en los vasos sanguíneos rotos que lo alimentan. Además, el estudio de las citoquinas (moléculas utilizadas en comunicación entre células) mostró que el DVA aumentaba la expresión de genes relacionados con el ataque inmunitario al tumor, “mientras que redujo la de genes que inducen la tolerancia inmunitaria y permiten su crecimiento”.

Sobre la posibilidad de utilizar el extracto de cuerna como tratamiento, Andrés García, con una experiencia de treinta años en el estudio y manejo de los ciervos de la granja de la UCLM, recuerda que en Nueva Zelanda y otros países ya se venden píldoras de polvo de cuerna en crecimiento como complemento nutricional, sin embargo, el extracto no cumple con los requerimientos de una medicina.

“El objetivo de esta línea de investigación es dar los primeros pasos para encontrar la molécula o moléculas que tienen el efecto, y que un día una empresa farmacéutica la produzca como tratamiento anticancerígeno de amplio espectro y sin efectos secundarios”, confían.

El estudio también se ha realizado en colaboración con el Departamento de Investigación del CHUA, con la participación de Carlos de Cabo, y ha contado con la financiación de un proyecto de la JCCM y del plan propio de la UCLM.

VOLVER ARRIBA