MIÉRCOLES, 30 de septiembre 2020, actualizado a las 8:46

MIÉ, 30/9/2020 | 8:46

ANIMALADAS

Un investigado por no atender las enfermedades zoonósicas de sus animales

La Guardia Civil investiga a dos hombres, en la provincia de Alicante, por maltrato animal. Los animales de uno de ellos presentaban enfermedades zoonósicas como la brucelosis y falta de atención veterinaria

La Guardia Civil encontró una perra, de raza mastín, moribunda, con heridas y laceraciones en la piel.
La Guardia Civil encontró una perra, de raza mastín, moribunda, con heridas y laceraciones en la piel.

Un investigado por no atender las enfermedades zoonósicas de sus animales

La Guardia Civil investiga a dos hombres, en la provincia de Alicante, por maltrato animal. Los animales de uno de ellos presentaban enfermedades zoonósicas como la brucelosis y falta de atención veterinaria

Redacción - 15-06-2020 - 10:49 H

La Guardia Civil de Alicante ha investigado en Jijona a un hombre de 32 años, como presunto autor de un delito de maltrato animal, dentro de unas instalaciones ganaderas, donde los animales presentaban una desatención general, incluida la falta de higiene y alimentación. Además, se levantó acta por 28 infracciones administrativas en materia de ganadería, de animales de compañía y de residuos.

Por otro lado, en Jacarilla, también se ha investigado al dueño de un perro de la raza american staffordshire terrier, por un presunto delito de maltrato animal, tras haberlo encontrado en pésimas condiciones.

GANADERÍA CON ANIMALES ABANDONADOS Y CON ZOONOSIS

Agentes del Servicio de Protección a la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil de Jijona han procedido a investigar un delito de maltrato animal ocurrido en unas instalaciones ganaderas de pequeña capacidad, ubicadas en el municipio.

Las actuaciones se iniciaron debido a la reincidencia en los últimos años que esta granja había presentado, respecto a las infracciones en materia de ganadería y animales domésticos, unida a las quejas recibidas de particulares que, de forma habitual, se encontraban animales sueltos y sin control (perros y cabras) deambulando por la carretera colindante, o que incluso atacaban a ciclistas y  cazadores.

En la nueva pesquisa realizada, junto con la inspectora de la OCA (Oficina Comarcal Agraria), se corroboró el mal estado de los animales e instalaciones. En especial, llamó la atención el estado de una perra de raza mastín español, moribunda, con heridas y laceraciones en la piel; una perra de raza mestiza, con extrema delgadez; y una cabra, agonizando, con heridas en las zonas de las ubres, sin comida y además teniendo que alimentar a dos cabritos.

Entre las irregularidades administrativas detectadas, figuraba que esta explotación no estaba registrada en el REGA (Registro De Explotaciones Ganaderas) y que los animales carecían de documentación ni tratamiento veterinario para las enfermedades que padecían, como la brucelosis (una enfermedad infecciosa producida por bacterias, que se puede transmitir de los animales al ser humano y viceversa), y el echinococus (una enfermedad parasitaria grave provocada por gusanos, que también se puede llegar a extender a los humanos).

Por todo esto, los agentes del SEPRONA investigaron al propietario por un presunto delito de maltrato animal al considerar que la desatención generalizada, la ausencia de higiene, la dejadez en su atención sanitaria y la falta de alimentación adecuada, fue lo que favoreció la aparición de enfermedades y sus consecuentes lesiones en los animales.

En cuanto a las infracciones administrativas, ascendieron a un total de 28: 7 en materia de ganadería, 20 en materia de animales de compañía y 1 a la Ley de Residuos de la Comunidad Valenciana.

MALTRATO EN UN PERRO CON SIGNOS DE HABER PARTICIPADO EN PELEAS

Por otro lado, agentes del Puesto de la Guardia Civil de Jacarilla investigaron, la semana pasada, a otro hombre español de 22 años, como presunto autor de un delito de maltrato animal, por tener a su perro de raza american staffordshire terrier en pésimo estado de salud, con multitud de heridas en extremidades y orejas (que habían sido cortadas) y que apenas podía moverse.

El perro fue detectado por una patrulla cuando realizaban servicio por una pedanía de Orihuela. Enseguida solicitaron colaboración de un centro de protección animal de Orihuela, que emitió informe veterinario por el cual se acreditó la gravedad de las lesiones y la mala situación del perro, prácticamente en semiabandono y con signos de que pudiera haber estado destinado a peleas de perros.

El propietario tampoco se había preocupado de dotar al perro de chip y carecía de seguro y licencia obligatoria para la tenencia de un PPP (Perro Potencialmente Peligrosos).

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.