DOMINGO, 22 de mayo 2022, actualizado a las 0:47

DOM, 22/5/2022 | 0:47

ANIMALADAS

Incluyen a la perra guía de un universitario en la orla de su promoción

Abel Beldad, estudiante de la Universidad de Castilla-La Mancha, aparece en la orla de la promoción de Historia junto a su perra guía Desi, que le acompañaba a todas las clases

Abel Beldad y su perra guía Desi en la Orla de su promoción.
Abel Beldad y su perra guía Desi en la Orla de su promoción.

Incluyen a la perra guía de un universitario en la orla de su promoción

Abel Beldad, estudiante de la Universidad de Castilla-La Mancha, aparece en la orla de la promoción de Historia junto a su perra guía Desi, que le acompañaba a todas las clases

Redacción - 20-01-2022 - 15:07 H - min.

Los animales son cada vez más importantes en la sociedad actual y el vital papel que realizan en favor de las personas es cada vez más valorado y reconocido. Este reconocimiento va más allá cuando se trata de perros de asistencia que ayudan a las personas en su día a día, como es el caso de los perros guía.

La Universidad de la Castilla-La Mancha (UCLM) ha querido visibilizar la labor fundamental que desempeñan los perros lazarillos. Y es que en la orla de la última promoción del grado en Historia de la universidad sorprende una cosa: entre los bustos de estudiantes con banda azul celeste, destaca el de la perra guía Desi, que ha acompañado a su dueño, Abel Beldad Serrano. Algo que la Universidad ha calificado como “toda una aventura de superación”.

Abel Beldad Serrano es uno de los veinticinco integrantes de la última promoción de Historia de la UCLM. Al igual que el resto de sus colegas, comenzó los estudios universitarios en la Facultad de Letras de Ciudad Real en 2018, y ahora, cuatro años después, aparece en la orla conmemorativa que certifica la última hornada de nuevos historiadores e historiadoras.

La particularidad de esa orla es Desi, una perra labradora que acompaña a Abel desde que perdió la vista hace seis años como consecuencia de una neuropatía degenerativa irreversible cuando tenía 56 años.

“De repente comencé a ver como con niebla, y luego ya no vi más”, explica Abel, que por entonces regentaba el bar Los Arcos, un popular establecimiento de la calle La Mata, en Ciudad Real. “Tuve que dejar el bar porque era imposible seguir trabajando así, aunque intenté mantenerlo hasta el final”, asegura.

Entonces, se decidió a estudiar un grado en Historia. “Siempre me había gustado mucho y ahora tenía tiempo”, explica. Un sueño que no fue sencillo. Hasta ese momento, Abel Beldad Serrano había obtenido el graduado escolar en el centro de educación para adultos y no sabía leer Braille. Aun así, se preparó las pruebas de acceso a la universidad para mayores de 45 años y aprobó.

Aunque le queda alguna asignatura y el trabajo fin de grado para obtener su título, Abel Beldad Serrano no ha querido perderse la oportunidad de compartir la orla con el resto de la promoción, con el equipo docente y con su perra. “Desi ha venido a todas las clases conmigo, es una más en la facultad, y siempre se porta estupendamente”, asegura.

En esta aventura de superación, Abel agradece de corazón la ayuda de sus compañeros y compañeras, del profesorado, y del Servicio de Apoyo al Estudiante con Discapacidad (SAED) de la Universidad de Castilla-La Mancha.

“Las personas del SAED te acompañan desde que empiezas tus estudios en la Universidad, te ayudan en todo, te informan de los procedimientos o los horarios e incluso te acompañan a los sitios hasta que te familiarizas con ellos”, afirma Abel, quien también insiste en el buen talante de docentes y estudiantes. Y anima a las personas que como él se encuentren con alguna dificultad a que no descarten su sueño universitario.

VOLVER ARRIBA