MIÉRCOLES, 5 de agosto 2020, actualizado a las 13:04

MIÉ, 5/8/2020 | 13:04

ANIMALADAS

Harley, la perra ciega que ofrece terapia emocional

Se trata de una labradora, invidente a causa de un glaucoma, que presta asistencia a niños enfermos en un hospital de Arizona.

Harley atendiendo a una paciente. Fuente: USA Today
Harley atendiendo a una paciente. Fuente: USA Today

Harley, la perra ciega que ofrece terapia emocional

Se trata de una labradora, invidente a causa de un glaucoma, que presta asistencia a niños enfermos en un hospital de Arizona.

Javier López Villajos - 10-04-2018 - 14:00 H

Harley es una labradora de once años, ciega desde los cinco a raíz de un glaucoma, que visita de forma periódica, y bajo supervisión médica, el Hospital Shriners de Greenville, en Arizona (Estados Unidos), para servir de apoyo emocional a niños enfermos.

Su propietaria, Rita Harrell, explica que Harley desarrolló un glaucoma de la noche a la mañana el 1 de Enero de 2012. Aunque fue inmediatamente trasladada al veterinario, no pudieron hacer nada para salvarle los ojos. Harrell reconoce que su mayor miedo fue cómo la pérdida de visión repercutiría en el propósito de vida del animal pero asegura que tras unos meses, la perra se adaptó a su nueva condición, hecho que no influyó en su carácter afable y tranquilo, según recogen medios estadounidenses.

Fue un anuncio de televisión sobre los perros de terapia el que motivó a Harrel a ingresar a su labradora como miembro en el programa de mascotas para niños del Hospital Shriner en Greenville ya que creyó que eso le ayudaría y que por otro lado Harley sería perfecta para esa labor. Al principio los niños se extrañan por el aspecto de Harley, cuenta Harrell, pero “a pesar de su discapacidad y gracias a su buen carácter, logra transmitir paz y alegría”, hecho que por otra parte le resulta gratificante a su propietaria dadas las circunstancias.  

UNA TERAPIA EFECTIVA 

El equipo médico del hospital reconoce que “la visita de animales reduce la ansiedad en los niños ingresados ya que tan sólo el contacto con el animal provoca una reacción positiva  en los enfermos y en sus familias”. El doctor Keith Getty detalla que esta terapia supone la distracción perfecta para estos pacientes “a quiénes se les ilumina la cara y empiezan a sentirse cómodos a pesar de estar combatiendo toda clase de enfermedades”. 

Harley también ha visitado el Carolina Behavioral Center donde se ofrecen servicios psiquiátricos, psicológicos y para el abuso de sustancias. Allí, Harrell confiesa que “los pacientes aprecian a Harley ya que verla feliz todo el rato les ayuda a no pensar en lo infelices que son con sus problemas”. Y es que, según su propietaria, “Harley no tiene problemas para afrontar los obstáculos diarios ya que siempre consigue lo que se propone”. 

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.