JUEVES, 17 de junio 2021, actualizado a las 6:38

JUE, 17/6/2021 | 6:38

ANIMALADAS

Enseñar empatía hacia los animales para prevenir violencia entre personas

El Consejo General de la Abogacía Española ha explicado cómo la nueva ley de educación LOMLOE incluye la empatía hacia a los animales y como esta es importante para prevenir la violencia hacia las personas

Educar a los más pequeños en el respeto a los animales crea una mejor sociedad en el futuro.
Educar a los más pequeños en el respeto a los animales crea una mejor sociedad en el futuro.

Enseñar empatía hacia los animales para prevenir violencia entre personas

El Consejo General de la Abogacía Española ha explicado cómo la nueva ley de educación LOMLOE incluye la empatía hacia a los animales y como esta es importante para prevenir la violencia hacia las personas

Redacción - 19-03-2021 - 20:30 H

El pasado 13 de noviembre de 2020 fue aprobada por la Comisión de Educación del Congreso de los Diputados la Ley de educación LOMLOE. La Ley incluye en su artículo 2.1 e), entre los fines del sistema educativo, “la adquisición de valores que propicien el respeto hacia los seres vivos y los derechos de los animales” y establece objetivos concretos para las etapas de Educación infantil, Primaria y Enseñanza Secundaria Obligatoria, entre los que se encuentra el fomento de la empatía hacia los animales.

Este avance pone de manifiesto que la empatía hacia a los animales está tomando cada vez más fuerza. De hecho, adelantándose a su inclusión en los planes académicos, se han creado iniciativas como ‘Emociones con patas’, que cuenta con el apoyo de MSD Animal Health y está formando por primera vez en empatía hacia los animales a los estudiantes de primaria como parte de su curso académico.

El Consejo General de la Abogacía Española ha querido abordar también este asunto, y ha compartido un texto de Catalina Álvarez de la Gala, miembro de la Comisión de Derecho Animal del Colegio de Abogados de Granollers, en el que explica la importancia de la empatía hacia los animales y su desarrollo en la nueva ley.

Así, comienza enumerando los objetivos concretos en cada etapa formativa. Entre los objetivos de la etapa de Educación Infantil, incluye “el uso de la empatía y la resolución pacífica de conflictos, evitando cualquier tipo de violencia” y que se atenderá “al descubrimiento del entorno, de los seres vivos que en él conviven y de las características físicas y sociales del medio en el que viven.”

Por su parte, en la etapa de Educación Primaria, se introduce como objetivo “conocer y valorar los animales más próximos al ser humano y adoptar modos de comportamiento que favorezcan la empatía y su cuidado”. En cuanto a la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO), se incluye “valorar críticamente los hábitos sociales relacionados con la salud, el consumo, el cuidado, la empatía y el respeto hacia los seres vivos, especialmente los animales y el medio ambiente, contribuyendo a su conservación y mejora”.

“Esta Ley es fruto del trabajo y esfuerzo dedicado durante años por profesionales expertos en distintas disciplinas (psicología, sociología, docencia, derecho…), quienes vienen haciendo hincapié en que es necesario que la educación en la empatía hacia los animales forme parte del currículo escolar de la enseñanza infantil, primaria y secundaria”, apunta la abogada.

Miembros de PRODA (Profesionales para la Defensa Animal), elaboraron un dossier de contenidos para modificar el Decreto y la Orden Ministerial que regulan el currículo escolar de la enseñanza infantil y primaria en el año 2014. Sus reclamaciones fueron convertidas en 2018 en una propuesta no de ley firmada por la mayoría de los grupos parlamentarios y finalmente han sido plasmadas en la actual ley de Educación gracias al impulso político de la Asociación Parlamentaria en Defensa de los Derechos de los Animales (APDDA).

Según Mariví Vaquer, psicóloga y miembro de PRODA, se trata de cambiar el enfoque de la educación hacia los animales. “Sustituir el enfoque utilitarista actual por un enfoque empático. Trabajamos así inteligencia emocional pura y dura que permite hacer cambios actitudinales, como la compasión. Y de ahí pasamos a las conductas prosociales, como el voluntariado”, explica.

“Tanto la empatía cognitiva (la decisión de ponerse en el lugar del otro) como la afectiva (la percepción emocional sin esfuerzo) son las bases que nos conducen, a través de la compasión y la solidaridad, a la conducta prosocial, el gran pilar educativo que toda sociedad ha de lograr para la convivencia. Es más, la ciencia ha descubierto que la empatía es la chispa que enciende la compasión y nos induce a ayudar al prójimo cuando está sufriendo”, afirma la psicóloga.

Chema Lera, profesor vallisoletano miembro de PRODA, ha destacado que “nunca el binomio derecho de los animales había estado en una ley” y que “será enormemente positivo para trabajar en la prevención de conductas violentas en la infancia y la juventud, para formar a los futuros adultos en la empatía hacia los animales y para generar actitudes prosociales que creen una verdadera cultura de paz”.

Según esta Asociación, en el caso de los niños, el aprendizaje de la empatía se facilita y produce por medio de la biofilia, como el vínculo emocional innato en los humanos hacia los demás seres vivos. “A los niños les resulta mucho más fácil el ejercicio de la empatía interactuando con un animal no humano, trasladando este aprendizaje posteriormente al resto de miembros de su propia especie”, defiende Álvarez de la Gala.

EMPATÍA HACIA LOS ANIMALES PARA PREVENIR LA VIOLENCIA HACIA LAS PERSONAS

La inclusión de la educación en empatía hacia los animales supone un avance hacia la prevención de la violencia no solo en los ámbitos de las relaciones con los animales sino de las relaciones interpersonales. “En el proceso educacional, en el que se trata de sacar lo mejor de cada persona y ayudar al niño a desarrollar sus máximas posibilidades, es esencial la empatía, y no solo por parte del niño, sino también por parte del educador, sea docente o la propia familia”, explica la abogada.

“Educar a los más pequeños en el respeto a los animales y el entorno en el que viven supone un pilar fundamental para su desarrollo y crecimiento intelectual y, por ende, para mejorar la sociedad y nuestro entorno natural”, señala.

Expertos en educación proponen sencillas prácticas educativas que trascenderán el entorno escolar para llevarlas a cabo durante el resto del día, como no matar insectos ni jugar con ellos, no tirar basura al patio, tanto por civismo como para evitar que sea ingerida por las aves, reciclar y reutilizar, respetar las plantas…

Teresa Sauquet de la Fundació MONA afirma que al ser la empatía una emoción social, está íntimamente ligada al comportamiento prosocial y la cooperación y que es fundamental educar en el concepto de que todos los seres vivos formamos parte de un todo, y que las acciones de un individuo repercuten en los demás, por lo que resulta esencial mantener buenas relaciones con otras personas, siendo la idea de que casa ser es único esencial para promover la tolerancia de la diferencia.

VÍNCULO ENTRE EL MATRATO ANIMAL Y EL MALTRATO A LAS PERSONAS

CoPPA, Coordinadora profesional por la prevención de abusos, afirma que una educación que promueva el bienestar de los animales puede producir grandes beneficios para la sociedad puesto que numerosos estudios e investigaciones vienen demostrado el vínculo existente entre el maltrato a animales y el maltrato infantil, a ancianos, el bullying o la violencia de género.

“Es importante en este sentido que se tomen medidas de prevención, incluyendo evitar espectáculos o manifestaciones de violencia hacia los animales que supongan una aceptación social y cultural de dicha violencia”, consideran.

PRODA recogió en su Dossier la siguiente experiencia: ‘Particularmente interesante y clarificador es el experimento realizado por Bandura del “muñeco bobo y el payaso real”, en el que la profesora decía a los niños que el muñeco era bobo y por tanto podía ser golpeado. A continuación, ella le golpeó y los niños la imitaron sin que fuera necesario sugerírselo. Cuando se hizo el mismo experimento con una persona disfrazada de payaso sucedió lo mismo, golpeando esta vez a un humano copiando a una profesora. A esto le llamamos aprendizaje vicario, o sea, por imitación de un modelo real.

De ahí, la importancia de todos los agentes educadores en el proceso de aprendizaje de los alumnos en las etapas de la enseñanza obligatoria. “Si la sociedad transmite modelos de conducta violentos y crueles, encontraremos una sociedad poco evolucionada moralmente”, remarca.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.