VIERNES, 3 de julio 2020, actualizado a las 14:24

VIE, 3/7/2020 | 14:24

ANIMALADAS

El primer tanatorio para mascotas en España pretende expandirse

El primer tanatorio de España para mascotas está en Murcia y quiere expandirse por todo el territorio ya que actualmente abarcan unas pocas provincias. Han recibido todo tipo de animales, desde perros y gatos hasta aves e incluso un caimán

Monumento situado en un cementerio para mascotas
Monumento situado en un cementerio para mascotas

El primer tanatorio para mascotas en España pretende expandirse

El primer tanatorio de España para mascotas está en Murcia y quiere expandirse por todo el territorio ya que actualmente abarcan unas pocas provincias. Han recibido todo tipo de animales, desde perros y gatos hasta aves e incluso un caimán

Isabel Gómez - 25-05-2018 - 14:00 H

"Imagínate un velatorio de personas, pues nosotros hacemos lo mismo con los animales", afirma a Efe Ricardo Zambudio, el gerente de Cremamur, el "primer tanatorio de mascotas que se abrió en España", que ha desarrollado una "curiosa" forma de dar el último adiós a los animales y que ahora pretende expandirse.

Ofrece sus servicios a un precio que oscila entre los 150 y 600 euros, dependiendo del peso de la mascota o de los detalles funerarios. Las urnas de los animales que venden tienen distintos precios que pueden oscilar desde los 60 euros, "las más baratas", a los 300, "aquellas que tienen hasta luces led", explica el gerente de esta empresa, que arrancó hace 13 años en Murcia, cuando no había ningún otro en España, y que ahora pretende expandirse como franquicia no solo por España sino también internacionalmente, ha explicado a Efe su gerente.

Perros; gatos; todo tipo de aves, hasta loros; reptiles, e incluso, un caimán, han acudido a este tanatorio para ser incinerados y velados. Del orden de 2.000 animales de compañía al año recibe. "Aquí no tratamos la mascota como un bulto, sino con mucho sentimiento y el máximo respeto", afirma.

SERVICIOS QUE OFRECEN

Esta empresa, que recoge mascotas de Murcia, Albacete, Alicante y Almería, dispone de unas instalaciones físicas en Librilla (Murcia), donde tienen habilitada una "sala de relax", otra de "exposición de urnas" de distintos materiales, de madera o latón, hasta biodegradables; una sala de velatorio y cafetería. Entre otros servicios, hacen joyería que contiene restos de la incineración de las mascotas y ofrecen la posibilidad hasta de grabar la huella del animal en barro.

En la "sala velatorio" han incorporado una ventana de cristal con vistas al espacio del crematorio para que "en todo momento el cliente pueda observar que es su mascota la incinerada y no otra", afirma.

Además, ofrecen un libro de dedicatorias en el que los allegados de las mascotas plasman sus sentimientos. "Si alguien no es capaz de echar una lágrima leyendo las notas que dejan es que no tiene corazón", afirma el gerente, que describe las profundas muestras de cariño que se escriben.

Las mascotas reciben en ese lugar hasta coronas de flores, con mensajes como "siempre en nuestro corazón, gracias por tu amor incondicional, tu bondad, tu cariño, siempre te recordaremos", etc, explica el gerente mientras muestra a Efe distintas fotos del libro de firmas o de las coronas de flores recibidas, no así de velatorios porque "es un momento muy íntimo y delicado y no procede".

Aunque es el "primer tanatorio" que abrió en España para mascotas, "no es el primer crematorio", ya que este sí existía antes, afirma. "Ahora los tanatorios nos han copiado un poco la idea, pero trabajan de otra manera".

Esta idea nació después de que a Ricardo Zambudio se le muriera su perro y viera "la falta de sensibilidad y respeto que tuvieron para incinerarlo". Pensó que su animal merecía un trato mejor y así emprendió esta iniciativa. 

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.