VIERNES, 30 de octubre 2020, actualizado a las 22:49

VIE, 30/10/2020 | 22:49

ANIMALADAS

Demuestran que los perros pueden comprender nuestras palabras

Un estudio realizado por la Universidad de Emory, en Atlanta, sugiere que los canes son capaces de procesar palabras que les han sido enseñadas a relacionar con un objeto

Demuestran que los perros pueden comprender nuestras palabras

Demuestran que los perros pueden comprender nuestras palabras

Un estudio realizado por la Universidad de Emory, en Atlanta, sugiere que los canes son capaces de procesar palabras que les han sido enseñadas a relacionar con un objeto

Redacción - 16-10-2018 - 11:00 H

Los perros pueden diferenciar las palabras que les han sido enseñadas con anterioridad, de las que no. Esto ha quedado claro en un estudio realizado por la Universidad de Emory en el cual, además, han colaborado el New College of Florida y la compañía de entrenamiento canino Comprehensive Pet Therapy. Mediante un estudio cerebral de los animales, los científicos han llegado a la conclusión de que son capaces de discriminar términos, que les han sido enseñados a asociar con un determinado objeto. Durante el estudio se ha medido la actividad de la corteza temporal izquierda y la amígdala, el núcleo caudado izquierdo y el tálamo.

Para el estudio se seleccionó a 12 perros de diferentes razas. Sus dueños, en sus casas tenían que enseñarle al animal a diferenciar dos objetos diferentes. El entrenamiento tenía una duración de 10 minutos diarios durante 2 a 6 meses. Para facilitar el trabajo al perro, los objetos tendrían cualidades diferentes en cuanto a tacto, por ejemplo, uno era un peluche y el otro de goma. Los dos objetos se disponían en diferentes lugares y se le pedía al perro que trajera uno. Cuando el perro se equivocaba se volvía a repetir el entrenamiento. Los objetos se cambiaban de lugar con frecuencia para que el perro no se aprendiera una determinada disposición, sino que asociara el objeto con la palabra que lo denominaba.

SE ASOCIÓ UN TÉRMINO A UN OBJETO

Una vez que los animales tenían aprendido el término y el objeto, se les introdujo en un escáner, para medir su actividad cerebral. El dueño decía una de las palabras que había aprendido el perro y le enseñaba el objeto al que correspondía dicha denominación. Según informan los científicos del experimento, ellos ya esperaban que el perro pudiera asociar las palabras a los objetos. Lo que no esperaba el equipo científico era que, al alterar el término correcto por uno sin sentido, algunos perros iban a manifestar mayor actividad neuronal. Esto es, en vez de decir “ball”, dijeron “cal”. Sustituyendo la palabra por lo que denominan en el estudio “pseudopalabra”.

LA RESPUESTA CEREBRAL FUE DETERMINANTE 

Explican, los investigadores que, por ejemplo, en el caso de las personas, una mayor actividad neuronal se relaciona con términos o conceptos ya aprendidos. En el caso de los perros fue, al contrario. Esto, los científicos lo achacan a que los perros, al no conocer el término que su amo pronuncia, quieren esmerarse en entenderlo para complacerle.

El estudio concluye con que la fuerte respuesta de la región parietotemporal ante las palabras desconocidas, sugiere que los perros tienen la habilidad de diferenciar palabras asociadas a algo de aquellas que no lo están.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.