JUEVES, 24 de junio 2021, actualizado a la 1:58

JUE, 24/6/2021 | 1:58

ANIMALADAS

Condenado a pagar 1.992€ tras no asumir el gasto veterinario de su perro atropellado

Un juzgado ha condenado al propietario de un perro a pagar los gastos veterinarios derivados de un atropello que sufrió el animal y de los que no quería hacerse cargo

La justicia ha condenado al titular del perro a pagar los costes veterinarios del accidente que sufrió el animal.
La justicia ha condenado al titular del perro a pagar los costes veterinarios del accidente que sufrió el animal.

Condenado a pagar 1.992€ tras no asumir el gasto veterinario de su perro atropellado

Un juzgado ha condenado al propietario de un perro a pagar los gastos veterinarios derivados de un atropello que sufrió el animal y de los que no quería hacerse cargo

Jorge Jiménez - 10-05-2021 - 17:50 H

El Juzgado de 1ª instancia e instrucción número 2 de Lora del Río (Sevilla) ha condenado a pagar 1.992,82 euros al titular de un perro para sufragar el coste de la asistencia veterinaria derivada del atropello que sufrió el animal en el mes de enero de 2015 tras escaparse, y de la que en un primer momento no quiso hacerse cargo.

El accidente tuvo lugar tras la fuga del perro, el día 31 de enero de ese año. Asimismo, en la sentencia, a la que ha podido tener acceso Animal’s Health, se recoge que tras el atropello el animal afectado fue además mordido por otros perros y fue hallado en la cuneta de una carretera, donde fue rescatado por la Fundación Animalius.

Después de ser rescatado, el animal fue trasladado a una clínica veterinaria donde quedó ingresado en horario de urgencias, según se desprende de las declaraciones del testigo-perito veterinario y de los demandantes.

En este sentido, el perito veterinario explica que, como consecuencia del atropello, se produjo la migración del chip identificativo del perro, desplazándose del lugar donde originalmente se encontraba alojado, por lo que no se pudo establecer quién era el propietario del animal.

Así, no fue hasta el día 18 de marzo de 2016 cuando, durante unas pruebas que se estaban realizando al perro, se descubrió la presencia del chip identificativo, que figuraba a nombre del titular del animal.

Una vez que se descubre quién es el titular del perro, desde la asociación protectora mantuvieron contacto telefónico con el propietario para informarle de que el animal estaba vivo y de la clínica veterinaria en la que fue tratado.

Según se recoge en la sentencia, el titular del animal acudió unas cinco veces a la clínica veterinaria mostrando interés en recuperar a su perro, pero en ningún momento mostrándose dispuesto a pagar los gastos.

Unos gastos que ascienden a 1.992,82 euros, y que la sentencia explica que corresponden a los gastos originados por los más de 2 meses en los que estuvo el perro ingresado, a lo que hay que sumar las complicaciones que surgieron en 2018 por un implante metálico que le colocaron al perro tras el atropello.

A este respecto, el Juzgado señala que el coste económico no es una “cifra desorbitada” ya que hay que tener en cuenta las graves lesiones que sufrió el perro a consecuencia de las cuales tuvo que estar 2 meses ingresado.

Además, en la sentencia se especifica que únicamente se reclaman al titular del perro los gastos veterinarios y no la alimentación, el mantenimiento o los tratamientos posteriores del perro. Por todo ello se estima “íntegramente la demanda” contra el responsable del animal obligándole a hacerse cargo de los casi 2.000 euros que costó  la asistencia veterinaria de su perro tras el atropello.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.