SÁBADO, 23 de febrero 2019, actualizado a las 11:41

SÁB, 23/2/2019 | 11:41

ANIMALADAS

Catástrofe en Brasil enfrenta a veterinarios y animalistas

Tras el uso del "rifle sanitario", los veterinarios defienden que su labor iba dirigida a mitigar el sufrimiento de los animales. El difícil acceso imposibilitaba otros métodos y ponía en peligro la vida de los rescatadores

GALERIA

Catástrofe en Brasil enfrenta a veterinarios y animalistas

Tras el uso del "rifle sanitario", los veterinarios defienden que su labor iba dirigida a mitigar el sufrimiento de los animales. El difícil acceso imposibilitaba otros métodos y ponía en peligro la vida de los rescatadores

Alfonso Neira de Urbina - 31-01-2019 - 13:00 H

La tragedia de la catástrofe en la represa de Brumadinho (Minas Gerais, Brasil) se ha cobrado más de 60 víctimas mortales. El triste acontecimiento también ha tenido su repercusión en los animales, que han sufrido las consecuencias del incidente. Varios murieron o quedaron a la deriva en medio del lodo que cubrió la región.

Los animales que estaban sufriendo a consecuencia de la ruptura de la represa brasileña tuvieron que ser eutanasiados. Debido al lugar de difícil acceso en el que se encontraban, a algunos animales tuvieron que darles muerte mediante un rifle desde un helicóptero. Un hecho que ha suscitado las quejas de animalistas.

La actriz, presentadora y activista, Luísa Mell ha sido especialmente crítica con la actuación de los servicios de rescate. De hecho, la brasileña publicó un vídeo en las redes sociales como denuncia de los hechos, acompañada de la siguiente acusación “No hay eutanasia sobre un helicóptero, disparando, eso es asesinato”.

La polémica ha enturbiado la consideración de la labor de rescate realizada por el equipo del Consejo Federal de Medicina Veterinaria (CFMV por las siglas en portugués de Conselho Federal de Medicina Veterinária), cuyo trabajo, hasta el día 30, se ha saldado con 36 animales salvados. Unos animales que han sido trasladados a una finca para ser clasificados y para que reciban los primeros tratamientos.

El CFMV ha salido en defensa de los veterinarios implicados en el rescate y en el sacrificio de los animales. Según una nota emitida por la entidad, “bajo la supervisión de un equipo veterinario, el lunes 28 de enero, dos animales (un equino y un bovino), que estaban atrapados desde hace 4 días en un lugar de difícil acceso, tuvieron que ser abatidos mediante un rifle sanitario”.

Según han explicado los veterinarios, los animales eutanasiados estaban en un lugar en el que por seguridad no podían ser izados, atrapados en un área que ponía en riesgo a los rescatadores y a la que no se podía acceder, por lo que practicar otra técnica de eutanasia era inviable.

La decisión del equipo fue estrictamente técnica, basada en la resolución nº 1000, de 11 de mayo de 2012 que dispone los procedimientos y métodos de eutanasia en animales. De hecho, el motivo de matar a los animales fue que estaban debilitados, deshidratados y sufriendo.

Los veterinarios brasileños, tanto los que son voluntarios como los que no, buscan minimizar los daños a la salud física y mental de los animales presenten en el área en la que se ha desatado la desgracia, según explica la CMFV, que ha resaltado que el método del sacrificio depende de las condiciones en la que se encuentra el animal.

En zonas de guerra, de catástrofes naturales o de accidentes de grandes magnitudes, como es el caso, las variables ambientales no están bajo el control de los veterinarios. Por lo tanto, defienden desde el Consejo Federal, debido a la falta de seguridad y la imposibilidad de acceder a los animales, el sacrificio con el uso de rifle es aceptable.

UTILIZACIÓN DEL RIFLE SANITARIO

Según ha explicado el CFMV, el ‘rifle sanitario’ es un método adecuado a la hora de eutanasiar a los animales que se encuentran en este tipo de situaciones. De hecho, cuando se aplica correctamente por profesionales, el proyectil produce un daño cerebral grave e irreversible, que induce al animal a una inmediata inconsciencia e insensibilidad, garantizando una muerte rápida e indolora.

Es más, dicho método está recomendado, además de por la entidad brasileña, por la Organización Mundial de Salud Animal (OIE) debido a que se trata de una técnica “humanitaria” y “permite mitigar de manera rápida el sufrimiento de los animales en las catástrofes”.

Por último, cabe mencionar que el CFMV ha recordado que “la decisión de sacrificar un animal no es fácil para ningún profesional. Ciertamente es el momento más difícil en la vida de cualquier veterinario. Posiblemente, los traumas producidos en circunstancias de sacrificio masivo y en áreas de catástrofe sean similares a los traumas de guerra”.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.