MIÉRCOLES, 12 de agosto 2020, actualizado a las 22:17

MIÉ, 12/8/2020 | 22:17

ANIMALADAS

Así son los cuidados veterinarios de los perros policía en Madrid

La Sección canina de la Policía Municipal de Madrid ha reformado sus instalaciones con camas calefactables, bebederos automáticos y hasta música clásica para reducir el estrés. También tienen una nueva clínica veterinaria en la que hacer unas primeras exploraciones

Así son los cuidados veterinarios de los perros policía en Madrid

Así son los cuidados veterinarios de los perros policía en Madrid

La Sección canina de la Policía Municipal de Madrid ha reformado sus instalaciones con camas calefactables, bebederos automáticos y hasta música clásica para reducir el estrés. También tienen una nueva clínica veterinaria en la que hacer unas primeras exploraciones

Isabel Gómez - 20-04-2018 - 14:00 H

Camas calefactables, bebederos automáticos, una bañera diseñada especialmente para perros, una cinta para correr, música clásica… Estas son algunas de las nuevas mejoras en las instalaciones que tienen los perros de la Sección Canina de la Policía Municipal de Madrid.

Los perros de esta sección tienen unas nuevas instalaciones reformadas entre las que además hay una nueva clínica veterinaria de manera permanente donde se pueden hacer curas y primeras exploraciones, una nueva sala de aseo para bañar a los canes, una báscula para controlar el peso o una zona de ejercicio con una cinta de correr específica para perros, tal y como explica en declaraciones exclusivas a Animal’s Health, el Subinspector Rafael de la Gándara, responsable de la Sección Canina de la Policía Municipal de Madrid.

Los cheniles, que son la zona individual donde los perros descansan cuando no están trabajando, también se han reformado. Se han instalado bebederos automáticos, se han cambiado los revestimientos de las paredes para que aíslen mejor y sea más fácil de limpiar y se ha puesto un suelo antideslizante. Además, se ha techado tres cuartas partes del espacio exterior para que el animal pueda tener zona a la sombra y otra donde dé el sol directo.

Este lugar también cuenta con un espacio interior donde están las camas de estos perros. Antiguamente, ya se les puso camas elevadas del suelo, pero ahora se les ha añadido una placa que emite calor y con temperatura regulable.

La salud de estos animales es vital. “Para nosotros son compañeros, no animales”, reconoce Rafael de la Gándara. Hay dos aspectos básicos de por qué se da tal importancia a su salud, uno es por el bienestar del animal y otro por la eficacia. “Estos son perros que están al servicio de la población, por lo que si un perro está enfermo no puede salir a trabajar”, determina.

EFECTO MOZART PARA REDUCIR EL ESTRÉS

Estos perros cuentan con un sistema de altavoces por los que escuchan música clásica que ayuda a reducir el estrés. Según cuenta el subinspector de la Gándara, anteriormente se había realizado de forma más artesanal y tras las respuestas positivas que tuvo se han colocado altavoces a lo largo del bloque de cheniles.

La música se pone diariamente pero no hay ni un tiempo ni una hora fijada, depende del nivel de estrés de los canes. Las mejoras que se han podido notar es que los animales ladran y deambulan menos. “Los perros se quedan más tiempo tumbados dentro de sus cheniles”, explica Rafael de la Gándara. Además, también salen menos excitados a trabajar, algo muy positivo tanto para el guía como para el perro.

Hay otras formas de rebajar el nivel de estrés de estos perros. Se les da juguetes que tienen comida escondida, en verano se les da polos con comida dentro. Otras actividades que realizan son entrenamientos o incluso salen a correr con su guía. “Son perros que pasan tiempo en la perrera y el objetivo es que ese tiempo estén los más entretenidos y relajadamente posible cuando están solos”, desvela el subinspector.

LA SECCIÓN CANINA DE LA POLICÍA MUNICIPAL DE MADRID   

Actualmente, la unidad está formada por 22 perros. Tienen a uno en fase de prueba que proviene de una protectora, y si responde positivamente y cumple con las cualidades se unirá al grupo, determina De la Gándara. Se trata de perros que están adiestrados en tres grupos de especialidad: estupefacientes, explosivos y catástrofes, rescate de personas sepultadas.

Esta sección es especial porque dos de sus integrantes cuentan con una doble especialidad, algo difícil de conseguir. El entrenamiento de estos perros consiste en que asocien un olor determinado con su juguete y que además cuando encuentren ese olor lo marquen.

En el caso de estupefacientes el marcaje el animal es pasivo, la nariz del perro se queda dónde está el olor, en explosivos el can se sienta y cuando encuentran el rastro de una persona viva ladran.

Actualmente, ambos perros están especializados en explosivos y en catástrofes. Primero se les enseñó la parte de explosivos y la forma de marcaje y después la otra especialidad. “La dificultad está en que el perro no solo tiene que encontrar el olor, sino que en función del olor tiene que decidir cómo nos lo tiene que decir y el guía saber interpretar qué es lo que ha encontrado, esta es la gran dificultad de la doble especialidad”, reconoce Rafael de la Gándara.

 

  • GALERIA

    Nueva clínica veterinaria

  • GALERIA

    Dos miembros del cuerpo con sus compañeros caninos

  • GALERIA

    Cama calefactable

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.