MARTES, 26 de mayo 2020, actualizado a las 3:11

MAR, 26/5/2020 | 3:11

ANIMALADAS

El análisis del pelo podrá determinar el estrés de los animales

Descubren que el pelo de los animales se puede utilizar para medir los niveles de cortisol y determinar el estrés que sufren los ejemplares. La investigación se ha realizado con fauna salvaje ibérica

Ejemplar de mangosta egipcia, especie animal en la que se ha basado la investigación.
Ejemplar de mangosta egipcia, especie animal en la que se ha basado la investigación.

El análisis del pelo podrá determinar el estrés de los animales

Descubren que el pelo de los animales se puede utilizar para medir los niveles de cortisol y determinar el estrés que sufren los ejemplares. La investigación se ha realizado con fauna salvaje ibérica

Redacción - 18-09-2019 - 14:25 H

El análisis capilar se ha convertido en una técnica muy común en humanos, por ejemplo, para la detección de un abuso de drogas o de medicamentos. Sin embargo, hasta la fecha ha sido poco utilizado en animales. Ahora, un estudio científico publicado en Plos One muestra sus bondades para medir el estrés que sufre la fauna silvestre.

Un equipo de científicos del Instituto Leibniz de Zoológicos e Investigación de la Vida Silvestre (Leibniz-IZW) ha demostrado que la hormona del estrés cortisol se deposita en el pelaje de las mangostas salvajes en Portugal, y han determinado las bases del cortisol en estos carnívoros.

La edad, el sexo y el tiempo de almacenamiento de las muestras se reflejaron en los valores de cortisol, pero no la estación o el estado reproductivo de las hembras. Los investigadores sostienen que con este método es posible investigar si los diferentes hábitats y las condiciones de vida cambiantes, como el regreso del lince ibérico, representan una carga particular en el estrés de las mangostas.

Asimismo, señalan que esto servirá para comprobar si los enemigos naturales, la competición por el alimento, la contaminación lumínica, el ruido o el tráfico perturban la vida silvestre. Y es que los expertos señalan que las hormonas como el cortisol pueden, en principio, usarse para detectar su nivel de estrés en la sangre.

De hecho, el veterinario del zoológico Terra Natura Ricardo Navarro López explicó a Animal’s Health que “históricamente siempre se ha medido el cortisol para ver el estrés, pero varía mucho porque este puede subir también cuando hay euforia”.

UN NUEVO MÉTODO MENOS INVASIVO

"Los métodos tradicionales de capturar animales y tomar muestras de sangre para medir el estrés en sí mismo causan un estrés considerable. También tienen la desventaja de que de todos modos solo obtenemos una instantánea del cortisol en la sangre", explica la profesora Katarina Jewgenow, jefa del Departamento de Biología de la reproducción en Leibniz-IZW.

En este punto, señala que, aunque los metabolitos de cortisol también se pueden detectar en las heces, que resumen los niveles de cortisol en un intervalo de tiempo de las últimas 24 a 48 horas, actualmente solo se conoce un material que puede usarse como archivo a largo plazo de los niveles de cortisol en mamíferos: el pelo.

Para demostrar la eficacia del pelo como marcador del estrés, Alexandre Azevedo, uno de los investigadores, analizó 294 muestras de cabello de mangostas egipcias (Herpestes ichneumon) de siete provincias de Portugal, donde estos carnívoros son capturados legalmente en el marco de actividades de manejo de vida silvestre.

El cabello de las mangostas se cortó primero en secciones, luego se limpió con alcohol, se pulverizó y se extrajo con metanol. La cromatografía líquida de alta eficacia (HPLC) de los extractos confirmó que el cortisol se depositó en el pelaje de las mangostas durante su crecimiento. Ahora los científicos podrán investigar si también es adecuado como biomarcador para el estrés.

LA MANGOSTA EGIPCIA O RATA FARAÓN

La mangosta egipcia, que fue adorada como un animal sagrado por los faraones en el antiguo Egipto y, por lo tanto, también se la llamó ‘rata faraón’, actualmente está ampliando su área de distribución en Portugal ayudada por el abandono de las actividades agrícolas, la despoblación rural y el cambio climático. Aún  con la reaparición del lince ibérico, un enemigo natural ausente por mucho tiempo.

"La razón de nuestro estudio es la reintroducción del lince ibérico en el medio natural portugués", explica Jewgenow, quien señala que "la presa preferida del lince son los conejos". "El lince ibérico es ahora el competidor directo de alimentos de la mangosta. Ahora queremos investigar en un estudio adicional en qué medida esto pone a las poblaciones de mangostas bajo estrés. Sin embargo hasta ahora no había un método adecuado", señala.

LA INTRODUCCIÓN EN LA PENÍSULA IBÉRICA ¿PARA CONTROLAR PLAGAS?

Las mangostas son una familia dentro de los carnívoros cuyo origen está en África, donde viven en sabanas de arbustos secos y pastos al norte y al sur del Sahara. De las 34 especies conocidas, 17 son exclusivamente insectívoros.

La mangosta egipcia es una de las especies más grandes y una verdadera carnívora, siendo los conejos su alimento principal. Además, se alimenta de ratones, lagartijas, ranas y gusanos. Lase mangostas se encuentran entre las especies que compiten y pueden matar serpientes.

Por esta razón, varias especies de mangostas, incluida la mangosta egipcia, se introdujeron en varios países para el control de plagas. Todavía se debate si se trajo a Portugal y España con ese propósito durante la antigüedad clásica.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.