JUEVES, 18 de abril 2024

JUE, 18/4/2024

ANIMALADAS

A juicio por presunta estafa al beneficiarse de los fondos que recaudaba para operar a animales heridos

El juez instructor del caso considera que existen indicios de criminalidad ya que, mediante engaño, el acusado se fue beneficiando a título personal de gran parte de los donativos que recibía

Imagen de la Audiencia Provincial de Valencia.
Imagen de la Audiencia Provincial de Valencia.

A juicio por presunta estafa al beneficiarse de los fondos que recaudaba para operar a animales heridos

El juez instructor del caso considera que existen indicios de criminalidad ya que, mediante engaño, el acusado se fue beneficiando a título personal de gran parte de los donativos que recibía

Redacción - 27-02-2024 - 10:03 H - min.

La Audiencia Provincial de Valencia juzgará por la posible existencia de un delito continuado de estafa a I. J. C, un conocido activista animalista que actuaba bajo el nombre de Victor Larkhill y que recaudaba fondos a través de una sociedad mercantil —aunque decía que no tenía ánimo de lucro—, un canal de Youtube y otras redes sociales, supuestamente para realizar operaciones a animales que se encontraban heridos.

La Fundación Artemisan se personó como acusación particular en las Diligencias Penales 554/2018 en el juzgado de Primera Instancia de Paterna (Valencia), ante la posible existencia de un delito de estafa, ya que, al parecer, el investigado no invertía las donaciones recibidas en prestar protección a los animales que publicaba y se beneficiaba a título personal de estas cantidades.

“De hecho, los anuncios en los que se solicitaban donativos para animales que, en muchas ocasiones, afirmaba sin prueba alguna que habían sido abandonados o mutilados por cazadores, permanecían incluso después de haberse llevado a cabo las supuestas intervenciones quirúrgicas de los animales lesionados o con animales que habían muerto”, señalan desde Artemisan.

DELITO CONTINUADO DE ESTAFA

Además del conocido activista, que fue detenido por estos hechos, hay investigados como coautores del delito otras dos personas relacionadas y, pese a los diversos intentos por parte de los investigados de que sobreseyeran y archivaran las actuaciones, el juzgado ha dictado auto de apertura de juicio oral tras el escrito de acusación formulado por la Fundación Artemisan.

A los acusados, según explican desde la fundación, se les imputa un delito continuado de estafa, tipificado en los artículos 248, 249 y 250.5 del Código Penal, ya que el juez instructor consideró la existencia de indicios de criminalidad en la conducta desplegada por el principal investigado, entendiendo que, mediante engaño, se fue beneficiando a título personal de gran parte de los donativos que recibía a través de cuentas Paypal asociadas a redes sociales.

“Cabe señalar que la defensa no ha podido aprobar ni una sola prueba documental que justifique que los donativos recibidos fueron destinados a dicho fin, ni se ha dado explicación alguna que justifique el trasvase masivo de dinero de las cuentas Paypal a las suyas personales, o a las de la empresa que administraba, ni la discordancia existente entre los ingresos declarados y los movimientos de sus cuentas”, indican desde Artemisan.

VOLVER ARRIBA